5.1.11

Semillas de maldad (publicado en Página 12)

Foto Daniel Davobe para Página 12
Las duras condiciones de explotación de los trabajadores rurales temporarios –hechas notorias por el caso de la firma Nidera en San Pedro– responderían a un sistema por el cual, desde la provincia de Santiago del Estero, miles de hombres parten a servir a empresas en distintos puntos del país. Investigaciones a las que accedió Página/12 permiten trazar el siguiente cuadro. Se beneficiarían de este sistema las grandes productoras de semillas: “Cargill, Monsanto, Adecoagro, Dekalb”, según estas investigaciones, y desde luego Nidera. Un eje de la explotación en estas empresas sería el “puntaje por cuadrilla”, en el que la colectivización de los castigos lleva a que los mismos trabajadores controlen el rendimiento y la disciplina. En cuanto al reclutamiento, la principal organizadora sería la firma de trabajo temporario Manpower. La mayor parte de la población de Atamisqui, Loreto y otras localidades santiagueñas, “las más pobres”, debe entregarse a estos trabajos, mediante “un dispositivo que manejan los intendentes y comisionados rurales”. Todavía peores –“en negro”– serían las condiciones de estos trabajadores cuando, para empresas nacionales, van a cosechar en Entre Ríos, Chaco, Formosa, Catamarca, La Rioja, Salta y otras provincias.
La investigación “Los obreros santiagueños en el desflore de maíz. Proceso y condiciones de trabajo”, de Agustina Desalvo –en Anuario 2009 del Centro de Estudios e Investigaciones en Ciencias Sociales (Ceics)– explica que “el desflore consiste en quitarles la flor a las plantas hembras”, lo cual es necesario para “la producción de semillas híbridas, que se destinan mayormente a la exportación; es una actividad en ascenso desde la década de los ’80. Una de las principales empresas que se encargan de reclutar trabajadores es Manpower, a través de Ruralpower. Tiene oficinas en Santiago del Estero desde donde se pone en contacto con los ‘cabecillas’, que juntan a los peones golondrina, y con el capataz general, que coordina las cuadrillas. Los trabajadores son reclutados para las grandes empresas productoras de semillas: Monsanto, Adecoagro, Dekalb; son trasladados en micros y acampan en la zona hasta que termine el desflore, que dura entre 20 y 30 días”.
La jornada de trabajo –según la investigación de Desalvo– dura como mínimo nueve y puede extenderse hasta 14 horas. El salario en algunas empresas “no llega a los 60 pesos por día”; en otras, “entre 65 y 70”. También, “la hora cotiza según los puntos obtenidos por la cuadrilla, en una escala de uno a 10. Esto funciona como mecanismo de control, pues para obtener el mejor puntaje es necesario haber rendido y no haber emitido queja alguna”.
“A veces –continúa la investigación– el pago final resulta inferior a lo pautado porque les descuentan lo que consumen en la proveeduría: jabón, cigarrillos, gaseosas; la proveeduría, que pertenece a la empresa, les vende a un precio más alto que el corriente. También se les descuenta el boleto del micro y –en algunas empresas– la vestimenta.” “A pesar de trabajar largas horas bajo el sol en pleno verano, la provisión de agua es insuficiente y deben beberla recalentada. ‘Encima –dice un trabajador entrevistado por Desalvo– las plantas son altas, tienen dos metros y vos vas en el medio y te asfixiás, no corre una gota de aire. Empezás a vomitar y te baja la presión’.”
En cuanto al alojamiento, “lo habitual son casillas rodantes para 18 personas, sin electricidad ni baños. No tienen permitido salir siquiera cuando ha terminado la jornada. Duermen apiñados. ‘A las casillas todo el día les da el rayo del sol. Te acostás ahí y te asás en vida’, dice un trabajador.” En la cobertura de salud, “resultan estafados porque para hacer uso de la obra social les exigen haber trabajado tres meses seguidos, lo cual resulta imposible pues nunca se los emplea ese tiempo. Sin embargo, la empresa les descuenta igual. Algo similar ocurre con las jubilaciones: deben superar los 90 días trabajados para que les consideren un año de aportes, algo muy poco factible”.
También investigó el tema Reinaldo Ledesma, sociólogo, ex consultor de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), quien se reconoce como integrante del pueblo diaguita cacano, al que pertenecen la mayoría de los trabajadores migrantes santiagueños: “En los departamentos de Loreto y Atamisqui, el 90 por ciento de la población activa se dedica a esto; también hay muchos trabajadores golondrina en San Martín y en Figueroa, siempre coincidiendo con los mayores bolsones de pobreza. Los intendentes y comisionados rurales de estos departamentos han armado un dispositivo que sirve, a la vez, para propósitos electorales y como reclutador de mano de obra para esas empresas”.
“Si el trabajador no vota al candidato por el que debe votar, no lo llevarán a la próxima campaña de trabajo temporario. El voto secreto no existe allí: los sacan de la casa, los llevan al lugar de votación y los traen de nuevo, bajo absoluto control de quién vota a quién”, explicó Ledesma. “Loreto es la denominada ciudad-puerto, desde donde sale una población de unos 28.000 trabajadores golondrina.” Además de la desflorada de maíz, para las grandes cerealeras, estos trabajadores “son llevados a las cosechas de arándano, espárrago, aceituna, en Entre Ríos, Chaco, Formosa, Catamarca, La Rioja, Salta. En estos casos, se trata de empresas nacionales y la contratación es ‘en negro’”.
La actividad de los trabajadores rurales temporarios se rige por la ley nacional 24.248, que data de la última dictadura militar y cuyo artículo 84 –“Los diferendos que se suscitaren no podrán dar lugar a la paralización del trabajo”– les niega el derecho de huelga que garantiza la Constitución nacional. La investigación de Desalvo observa que “los trabajadores del desflore no se hallan organizados sindicalmente. La Uatre, que reúne a los obreros rurales, no ha hecho nada por ellos. El trabajo, al ser temporario y fuera de la provincia en la que viven, fomenta la dispersión y el individualismo”. En realidad, el poder de la organización colectiva, a través del sistema de puntaje por cuadrillas, es aprovechado por los patrones: “Cada trabajador se desespera por terminar rápido, en el riesgo de que su cuadrilla no llegue a los 10 puntos y, en vez de volver con 600 pesos por los 15 días de trabajo, por culpa de él vuelvan con 400 –observó Ledesma–. Se autoconvence de que fue por su lentitud, o por haberse quejado o haber protestado, que sus compañeros no van a cobrar. Esto es lo más doloroso”.

Auschwitz y San Pedro (Por Daniel Goldman, rabino, para Página 12)

La fotografía de la tapa de Página/12 del domingo pasado no tiene nada que envidiarle a aquella que fue tomada en el momento en el que los aliados ingresan a la barraca de Auschwitz y encuentran a los esclavos recostados en sus literas con esos rostros y miradas donde ya nada los sorprende. Evidentemente hay un paralelismo entre ambas. Pero comencemos por el inicio: la célebre frase Arbeit Macht Frei (el trabajo libera) que utilizaban los nazis no es una mala expresión. Por el contrario, refleja de manera explícita y simple el hecho de que la vida en las sociedades decentes, al decir del profesor Avishai Margalit, se desarrolla únicamente cuando existe plena libertad de tránsito, de pensamiento, de impulso personal, de posibilidad de expresión, y fundamentalmente de elección de trabajo digno.
Ahora, sepamos que la apropiación de aforismos como parte de una propaganda nunca indica ni implica una síntesis ideológica, sino que exterioriza un engaño de pura cosmética, y que esconde detrás de sí las nefastas formas que suponen lo que el peligroso sentido común desea escuchar. Así, las estructuras familiares, sociales y políticas se colocan en sintonía para cubrir y en última instancia justificar lo que acontece. Bien señala la socióloga Alice Miller, con mucho ingenio, que el discurso y las frases propagandísticas hitlerianas eran modelo de abuso precisamente porque cada una de sus palabras fue elegida minuciosamente, artísticamente, para que penetre y se vincule de manera sutil en la alimentación de los prejuicios que emanaban de la realidad cotidiana de la vida familiar media europea. Eran judíos prestamistas los de la antigua foto, y son indios ignorantes los del segundo retrato.
Es así que el racismo se inserta y se fija hasta quitar entidad humana a nuestro semejante. Este riesgo lógico que manejan los predicadores del sentido común garantiza la pavimentación del camino que lleva a que la existencia de la esclavitud sea un fenómeno natural, aceptado y hasta institucionalizado. Desde ese lugar, y justamente para no abusar de las palabras, como forma de expresión tan potente y valiosa como lo es el de la imagen visual, y colocándome lejos del dominio de la certidumbre, me parece que deberíamos permitirnos repensar lingüísticamente que la carga valorativa que conlleva la idea de “trabajo” y “libertad” siempre debe ir de la mano hasta cruzarse y ser sinónimos, mientras que “trabajo” y “esclavitud”, indudablemente, deben resultar antónimos. Y cuidado (y lo digo sin soberbia), en la elección a la que conduce esta reflexión hay una carga ideológica tan densa que se nos puede ir la vida, o por lo menos, la de los seres dolientes esclavizados. Al esclavo no se lo hace trabajar, se le cercena la capacidad de elección, que junto con la actividad y el pago digno constituyen las herramientas medulares y vitales de la definición misma del trabajo. En síntesis, no existe trabajo esclavo.
La actividad del esclavo es ontológicamente inefable, indecible, inexpresable. Es simplemente tautológica. La única aproximación sería que el esclavo “hace” esclavitud, o mejor dicho se lo somete “a”. Desde allí que estas dos imágenes convergen y se amalgaman en una misma correlación histórica. Lo que acontece en San Pedro no es otra cosa que una variante más de las formas de nazismo en esta Latinoamérica, y que a través de la denuncia de Página/12 y la pluma de Horacio Verbitsky permiten a la conciencia colectiva liberarse cada vez más de las soluciones finales que los autoritarismos de los que estuvimos manipulados tanto tiempo nos sometieron de facto a través de la psicopatología propagandística.

La Rural dice que quienes explotan trabajadores son "socios de este gobierno"

La Sociedad Rural de San Pedro emitió un comunicado en el que expresa su posición sobre los reiterados episodios de irregularidades en el trabajo rural.

Este es el texto de la misiva pública:

"Ante los hechos ocurridos durante los últimos días en campos del Partido de San Pedro, la Sociedad Rural de San Pedro quiere expresar con contundencia su más enérgico repudio, y junto a ello, remarcar algunos aspectos que en el fervor del análisis individual o colectivo, no pueden dejar de apuntarse.
En primer término, por si no queda claro en el primer párrafo, la Sociedad Rural de San Pedro condena cualquier hecho de sometimiento y vejación hacia trabajadores sin distinción de ninguna índole.
Por otro lado, decimos que algunas de las empresas que directa o indirectamente propician estas primitivas relaciones laborales, son socios de este gobierno y aunque ahora sean cuestionadas con grandilocuencia, pertenecen a ese círculo íntimo que fue favorecido con políticas públicas que pretendían apuntalar a todo el sector agropecuario.
Los productores agropecuarios reales, pequeños y medianos, sufrimos el acoso de muchas de estas multinacionales que emplean a la sociedad para poder someter a cuantos puedan. Son los mismos que nos roban parte de nuestro trabajo con la diferencia de precios, mientras el gobierno mira hacia otro lado y nos cazan con la facilidad de quien sale de excursión dentro del zoológico.
Lo primero es lo primero, y bregamos para que con autoridad y sin oportunismo hipócrita, que se revise la situación de los trabajadores que merecen atención inmediata.
Acto seguido, queremos que puntualizar que detrás de todo esto habita una disputa falaz, entre funcionarios que pretenden quedar cada uno en la mejor posición posible, repartiendo culpas y acusaciones sin separar la paja del trigo.
Las condiciones denigrantes impuestas no son otras que las que el Estado ha permitido y que (en muchos casos) equiparan a las que sufren familias enteras en provincias que algunos funcionarios no conocen o en barrios cercanos que sólo recorren en campaña.
Señores: no hay que hacer un procedimiento mediático para confirmar que miles de personas viven hacinadas; que en los hospitales pobres con médicos ricos, se repiten situaciones de abandono, que en los barrios no tan lejanos, niños crecen carentes de sus necesidades básicas, que en cualquier lugar y a cualquier hora, todos podemos ser víctimas de episodios de inseguridad y maltrato.
Aprovechar este tipo de situaciones para presentar facturas contra todos los productores es una actitud ruin. Generalizar y hacer cómplices a quienes son parte de "el campo", demuestra que lo último que les interesa a quienes se llenan la boca hablando es el problema y, en realidad, se suben a la ola para seguir haciendo política.
Una vez más la memoria parece ausentarse de muchos iluminados que acusan a los productores y olvidan sus incumplimientos como funcionarios públicos y sus historias personales con la creación y promoción de cooperativas truchas.
Están mezclando todo; la política local, la nacional, la sindical y la campaña, que ya empezó y que arrasará con todo, utilizando falsas preocupaciones y excusas.
Desde nuestra entidad les hemos pedido a algunos funcionarios que sean cuidadosos con sus expresiones públicas, para no ofender a quienes durante meses atrás salieron a reclamar por sus derechos. Eso no los hace cómplices ni sometedores de trabajadores. Se dijo alegremente que los responsables de esta "reducción a servidumbre" concurrían al piquete de San Pedro, pero, con atajos legales y después que se lanzó la acusación al voleo, evitaron dar nombres.
La Sociedad Rural de San Pedro, jamás se asoció con los depredadores del país. Jamás apoyó ninguna medida que perjudicara a la totalidad de los productores. Sabíamos que los más pequeños, serían "el pato de la boda" y los hechos confirman nuestras previsiones. Nuestra entidad tampoco defendió las regulaciones del mercado, porque sabemos que los grandes siempre arreglan y los pequeños desaparecen. No fomentamos limosnas para nuestra gente; no las queremos ni las pretendemos otorgar detrás de la puerta, como ocurre en estos días con gente que quiere estar con el poder y con los productores. No levantamos la mano aprobando presupuestos que solo perjudican al sector, ni olvidamos nuestros orígenes.
En síntesis quienes estén dispuestos a realmente cambiar las cosas, deben llamar a cada cual y cada quien por su nombre, asumir las responsabilidades que les competen y trabajar con coherencia y sin hipocresía. NO TODOS SOMOS "EL CAMPO"

Preocupación en los productores por los efectos de la sequía en el maíz y la soja

Maíz afectado por la sequía
La falta de humedad afecta cada vez más la siembra de maíz y soja de segunda, luego de que el efecto de “La Niña” provocara un déficit hídrico muy intenso. Según Omar Príncipe, dirigente de Federación Agraria Argentina (FAA), las zonas más perjudicadas por el fenómeno climático son el centro de Buenos Aires, el sur de Santa Fe y parte de la provincia de Entre Ríos.
“Hay zonas en la que los productores dejaron entrar el ganado para que se alimente en el campo sembrado porque la semilla no se desarrolló debido a la escasez de agua”, señaló el dirigente federado a Radio Dos de Rosario.
Príncipe dijo que también hay un retraso muy importante en la siembra de soja de segunda. “El stress hídrico es muy agudo. La soja de primera creció bien pero la de segunda se complicó. Seguramente las previsiones de la cosecha van a cambiar”, sostuvo el dirigente.
La falta de lluvias afecta a casi toda la pampa húmeda, en algunos lugares con más intensidad que en otros. En la zona núcleo, una región que geográficamente comprende unos 10 millones de hectáreas entre el norte bonaerense, el centro-sur de Santa Fe y el sur cordobés, entre cultivos y pasturas, hoy más del 50% del área está en situación de sequía, según un informe de Tomás Parenti, del área de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario.
De acuerdo con diversas fuentes, hay zonas con déficits de entre 100 y 200 milímetros y necesitan urgente no menos de 80 milímetros. Encima, en Olavarría, la seca hasta está provocando el incendio de campos. Allí ya se quemaron casi 2000 hectáreas y el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, fue al lugar y prometió ayuda.

Sequía
Con la sequía, las proyecciones sobre la cosecha se están volviendo a escribir. Entre noviembre y diciembre, el país se perdió de ganar por la sequía 832 millones de dólares y al Estado se le esfumó la posibilidad de embolsar 279 por retenciones. Esto pese a que, en la comparación con 2009, los ingresos por exportaciones serían, aun en medio de la seca, mayores en 4385 millones y el fisco recaudaría 1057 millones más .Son datos preliminares, ya que todavía faltan unos tres meses para la cosecha, pero reflejan la magnitud del impacto actual de la falta de lluvias.
"En vistas de la cosecha esperada, ya hay productores pensando en un plan B alternativo. Este incluye suspensión de inversiones y una actitud cauta en los gastos hasta ver finalmente con cuánto grano se cuenta tras la cosecha", afirmó el vicepresidente del Movimiento CREA, Juan Balbín.
Así, actualmente la mayor preocupación de los productores es la lluvia, ya que los precios son satisfactorios para alcanzar una buena cosecha. Los cultivos más afectados por la seca resultan ser la soja y el maíz, mientras que el girasol presenta un mejor comportamiento frente a la escasez de humedad.
En el caso de los cultivos de la oleaginosa estos se encuentran en estado de botón floral o en floración, con posibilidades de rendir 1.500 a 1.800 kilos por hectárea si recibe un poco más de lluvia durante enero.

Colocarán reductores de altura en Bajo Cementerio tras el pedido de vecinos

La Municipalidad de San Pedro instalará dos reductores de altura en la zona de Bajo Cementerio, de acuerdo a lo confirmado por Daniel Monfasani, presidente del bloque justicialista de Concejales, en declaraciones al bisemanario “El Imparcial”.
La gestión para la obra fue realizada por los vecinos de la zona, acompañados por el propio Monfasani, ante el Intendente Pablo Guacone, durante una reunión realizada la semana pasada.
El motivo del pedido es que los camiones areneros pasan por ese lugar para esquivar los controles, provocando rupturas en las calles y rajaduras en las viviendas.
Monfasani informó al medio gráfico que “la idea es que no salgan ni por Mansa LYFE ni por detrás del cementerio, ya que deberían cargar arena y tener una única salida”.
Además, se solicitó revisar la situación legal y técnica de las nuevas areneras instalada en la zona, y que obstaculizan el acceso al Riacho Baradero.

Federación Agraria convocó a una reunión por compensaciones a productores de trigo

Este miércoles, a las 14, y con la organización de la Federación Agraria Argentina, tendrá lugar en el Centro de Comercio e Industria una reunión enfocada a productores de trigo que hayan realizado trámites por compensaciones o reintegros ante la ONCCA.
El encuentro se origina en el reciente convenio firmado entre la Municipalidad de San Pedro y el Ministerio de Agricultura de la Nación, que asigna subsidios correspondientes a la emergencia agropecuaria.
Para la entidad rural “es de suma importancia conocer sus implicancias y su relación con los reintegros de retenciones”.

Docentes sampedrinos cobrarán el viernes

El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires dispuso que, este mes, el cronograma de pago de sueldos de los docentes bonaerenses esté fraccionado según el municipio al que pertenezca el beneficiario. La intención es evitar colapsos en los cajeros automáticos. De tal forma, a los docentes de San Pedro les corresponde cobrar el viernes 7 de Enero, junto con los de Ramallo, Pergamino y San Nicolás, entre otros. Quienes residen en Baradero, en cambio, percibirán sus haberes el Jueves 6, junto con los de Arrecifes, Junín, Zárate, y otra treintena de comunas.
La medida, que había sido anunciada por el ministerio de Economía provincial, implica que mientras algunos docentes comenzarán a cobrar ese martes, otros lo harán el miércoles, otra tanda el jueves y el resto, el viernes. Así, se busca evitar que los maestros, unos 400 mil en toda la Provincia, concurran en un solo día a los cajeros, lo que podría generar dificultades para extracción del dinero.
La decisión de dividir el cronograma, que será solamente por enero, no implica fraccionar los salarios docentes. Es decir que los maestros cobrarán en su totalidad los haberes de diciembre el día que les corresponda.
En ese sentido, la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense difundió el detalle del cronograma de pagos de los haberes de diciembre de los agentes docentes y no docentes que cobran sus haberes a través de cajeros automáticos.
Asimismo, se informó que para identificar el día de cobro, el agente deberá tener en cuenta el distrito donde tiene radicada su cuenta sueldo.