3.5.15

Robo en una gomería

Delincuentes desconocidos ingresaron anoche a una gomería ubicada en Rómulo Naon, casi 3 de Febrero. 
El propietario del lugar, un hombre de 36 años, constató el ilícito cuando llegó al lugar para guardar su automóvil, aproximadamente a la 1.30. 

Dispararon contra la casa de un trabajador de seguridad porque no los dejó entrar a un boliche

Dos sujetos a bordo de una moto dispararon anoche, alrededor de las 23.30, contra la casa de un joven de 24 años, en Benefactoras Sampedrinas entre Aulì y Ruffa. 
La víctima denunció que los atacantes, a quienes conoce por sus apodos, pasaron por el lugar en una moto de 110 cm3 color gris. 

Encontraron en buen estado en “El Paraíso” al joven que se había ido de su casa el jueves

Un joven de 17 años que se había ido de su casa el 1º de Mayo fue encontrado ayer en una vivienda del paraje “El Paraíso” en buen estado de salud.
 La desaparición del adolescente del domicilio que compartía con su padre en calle Benefactoras Sampedrinas había originado un intenso operativo de búsqueda ordenado por la Justicia. 

Dos motos sustraídas y una recuperada

Foto ilustrativa
Dos motos fueron robadas ayer a la tarde, con pocos minutos de diferencia, en diferentes sectores de la ciudad. 
El primero de los ilícitos fue denunciado por un hombre de 43 años que dejó estacionada su Guerrero Trip de 110 cc color roja en Ituzaingó entre Casella y Cucit. Alrededor de las 17, constató que ignorados se la llevaron. 

Asalto en una agencia de quinielas

Dos delincuentes asaltaron anoche la agencia de quinielas “La caballeriza III” ubicada en Mitre al 3.300. 
El primer ladrón, que actuó con su rostro cubierto, amenazó a la empleada con un arma de fuego y la obligó a tirarse al piso. En ese momento su cómplice tomó la recaudación de la caja y una mochila. 

El orden o el ORDEN (por Eduardo Campos)



Eran las 9:40 del jueves cuando un automóvil Renault “Logan”, gris metalizado, estacionaba sobre Carlos Pellegrini, frente al Registro del Automotor.

De él descendió un hombre que, al acercarse el chico que cobraba el estacionamiento medido, se puso firme y le dijo: “soy remís y enseguida salgo”

El chico se alejó y el supuesto remisero, con pícara sonrisa como buscando complicidad, le señaló a otro automovilista que se encontraba detrás: “Y… alguna trampita hay que hacer”