Embargo en la Clínica San Pedro: La Justicia realizó un inventario


La Justicia laboral llevó adelante esta mañana un inventario en el edificio de la Clínica San Pedro, en el marco de las acciones que iniciaron algunos ex empleados del nosocomio. 

El Dr. Carlos Casini, abogado de los trabajadores, informó que "existe una gran cantidad de juicios laborales de los empleados de la clínica por sueldos adeudados, de agosto del año pasado a la fecha, además de quienes se consideraron despedidos". 

Las medidas precautorias tienen por objetivo resguardar los intereses de los trabajadores. "Son los embargos que la Justicia ordena cuando la cuestión es clara. Se debe mucho dinero en sueldos e indemnizaciones. La Justicia ordenó el embargo del inmueble e inhibición y ahora un inventario y embargo de mobiliario o maquinarias que haya adentro. Viene el oficial de justicia con la orden, acompañado por los abogados y los interesados que conocen la clínica" precisó el letrado. 

Tras reunirse con Gabriel Hanna, uno de los accionistas, Casini se mostró esperanzado en la posibilidad de que el nuevo proyecto sea exitoso. "En su momento transfirieron las acciones a otras personas, que se llevaron cosas, y ahora a los nuevos dueños. La sociedad, la persona jurídica, sigue siendo la misma, y es la misma deuda, por lo tanto se tienen que hacer cargo los actuales accionistas".


El futuro del proyecto 

"Somos ajenos al origen de esta situación, pero responsables en tanto y cuanto las negociaciones con los trabajadores así lo indican. Nos vamos a hacer cargo como corresponde" explicó Gabriel Hanna, en declaraciones a Somos Noticias. 

"Vamos a resolverla y padecerla en medio de todo el proceso de laburo dentro de la clínica, con trámites administrativos muy complejos. Es todos los días buscar soluciones a los problemones que se presentan" reconoció el empresario. 

"Afortunadamente, más allá de toda esta situación, estamos focalizados y con todas las energías puestas para darle a la sociedad de San Pedro un instituto de salud como se merece" agregó. 

Sobre el futuro de la clínica, explicó que abrirá una vez finalizadas las obras: "La clínica se va a abrir con las 22 habitaciones de internación, con consultorios de las especialidades. Preferimos comenzar la atención con el edificio terminado, y con toda la inversión en aparatología y laboratorio. El proceso de inversión es de 5 años, con una estrategia que contempla incluso un piso más para especialidades". 

A modo de ejemplo sobre las dificultades con las que se encontraron, Hanna remarcó: "La caldera es de 1971, y está totalmente obsoleta. Se tiene que desmentaler, hay que renovar circuitos. Y después están las habilitaciones, en caso de la aparatología a cargo del vendedor, con la adecuación a los espacios. Y la obra civil que también tiene que habilitarse".