Procedimiento por orden de la Justicia Federal en una fiesta clandestina en Santa Lucía


Investigaciones de la Delegación Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de San Nicolás, a cargo del Comisario Gabriel Saldaña, desbarató una fiesta clandestina organizada en la noche de Año Nuevo en la localidad de Santa Lucía. 

Todo comenzó cuando la policía tomó conocimiento a través de las redes sociales Instagram y Facebook que se estaba convocando a una fiesta realizarse en la vía pública y otra de características similares en un boliche ubicado en Fray Cayetano Rodríguez y San Martín. 



La Departamental puso en conocimiento de lo sucedido al Juzgado Federal a cargo del Dr. Carlos Villafuerte Ruzo, quien ordenó que notifiquen a los organizadores que desistan de la convocatoria. Si bien quienes estaban organizando la fiesta en la vía pública hicieron caso a lo solicitado, los responsables de "New Tekila" informaron que no obedecerían a la manda judicial por poseer los permisos correspondientes ya que habían pagado las tasas correspondientes y tenían permiso para utilizar el patio del comercio. 



El área de prevención de siniestros del cuerpo de Bomberos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires consignó que el patio mencionado nunca estuvo habilitado, ni tampoco hay un legajo con el plano de ese espacio. 

El Juzgado Federal otorgó una orden para evitar cualquier aglomeración de público, que se cumplimentó esta madrugada, poco después de las 4.30, con la participación del Destacamento de Santa Lucía, la Patrulla Rural, y Ecología de San Nicolás. 



Al llegar, se encontraron con un "vigía" que estaba en las proximidades para dar aviso a los organizadores sobre la presencia policial.  Los propietarios abrieron el portón del patio trasero, situado sobre clale San Martín, haciendo salir a los concurrentes que estaban en el interior, para evitar el accionar policial. Pese a ello, lograron identificar a 14 mayores y un menor. Como solo dos de ellos tenían barbijo, se notificó al Hospital para que proveyera los tapabocas necesarios para el resto. En paralelo, los responsables del comercio cerraron el portón, apagaron la música y las luces. 

Los infractores quedaron a disposición de la Justicia Federal, por incumplimiento de las disposiciones vigentes.