Por la bajante y el corte de uno de los cabos, el buque museo quedó escorado


El buque museo "ARA Irigoyen" quedó escorado, apartado de su vertical, como consecuencia de la bajante y el corte de uno de los cabos que lo sostienen. 

"La única posibilidad de que vuelva a flotar es que vuelva el agua. Por la bajante ya ha estado de esta forma, no tanto así, pero ahora estamos consultando a especialistas para ver cómo podemos sostenerlo con cabos para que no se siga profundizando el problema" expresó María José Mora, Directora de Cultura. 

"El barco asegurado está, pero la bajante perjudica" agregó la funcionaria. 

El río Paraná frente a San Pedro llegó en las últimas horas al valor de 0, sin registros en las últimas 48 horas.