El drama de una familia destrozada por el coronavirus

La muerte, este miércoles, en el Hospital Subzonal "Dr. Emilio Ruffa", de Silvestre Rodríguez, de 58 años, afectado por coronavirus, suma dramatismo a la situación de una familia destrozada por la pandemia. 
Rodríguez, pastor de la filial de la "Asamblea de Dios" en Río Tala, es yerno de Ignacio Ricardo Piris, quien a los 83, fue la primera víctima fatal de la enfermedad en el partido de San Pedro.  

La esposa del religioso, una mujer de 54 años (hija de Piris), también está internada en el centro asistencial sampedrino. Todos ellos vivían en la misma casa, al lado del templo de la iglesia que tiene como lema "Restaurando familias en Cristo". 
El virus habría llegado a esa casa por la participación de un integrante de la familia en el cumpleaños en el que estuvo presente el hermano del prefecturiano de Ibucuy considerado como "caso 0" del letal foco, que dejó una treintena de contagiados y dos muertos.