"Pipi" empezó cómo víctima de robo, amenazas y tiroteos y no hicieron nada"

Cientos de personas marcharon hoy pidiendo la liberación de Elías Gonda, único detenido por el crimen del joven Oscar Lezcano.
Alejandro Gonda, tío del imputado, responsabilizó a la Dra. Viviana Ramos de no haber actuado a tiempo para prevenir lo sucedido, a pesar de las múltiples denuncias previas.

"No hizo nada la Dra. Ramos. Hay denuncias de robo de estas personas, denuncias de abuso de armas, la casa de mi sobrino está llena de balas. Se hicieron las denuncias, mi sobrino fue a ratificarlas. Nunca hizo un allanamiento, nunca mandó la científica por el tema de las balas, así que esto se pudo haber evitado" ratificó el familiar del detenido.

Gonda planteó que en uno de los hechos, Lezcano se presentó con otra persona, a la que acusan de ser el jefe de una banda integrada por menores de edad que delinquen: "Golpea la puerta a pleno día, atiende mi sobrino de 14 años, le pregunta si está "el Pipi" y le dijo que le avisara que lo iba a matar, mostrándole un arma. Justo cuando le está mandando un mensaje de audio (a Elías) comienzan a escucharse los disparos, que quedan grabados". El hecho, sostienen, fue denunciado. "La Fiscal no mandó a hacer un allanamiento, no mandó la Científica, no pasó absolutamente nada".
Además, desmintió que su hermano pudiera participar del hecho que terminó con la vida de Lezcano: "Mi hermano es personal embarcado, él trabaja en Santa Fe. Quiero aclararlo porque pasaron 15 horas para que pudiera llegar a San Pedro. El capitán tiene que ir a puerto, bajarlo, y notificar, así que es imposible que estuviera acá como dicen". 

Además, uno de los voceros de la familia relató lo sucedido el día del homicidio: "Hacía diez minutos lo habían amenazado de muerte a pocas cuadras. Estaba con un amigo y se va a la casa corriendo porque sabían que iban a aparecer, porque no tienen problemas y actúan impunemente. Justo que entran están todos los nenes jugando en el patio. Decí que él llegó porque, si no, los matan a todos. Ellos salieron todos corriendo, mi cuñada abrazó a todos los nenes, metió a todos los nenes abajo de un sofá y empezaron a escuchar los disparos. Lo único que hizo fue defender a su familia y a él mismo. Ellos empezaron a tirar un montón de tiros, y está todo volcado en la causa".
Además, confirmaron lo señalado en su momento por la Dra. Viviana Ramos a partir de testimonios aportados a la causa: "Después que termina todo esto, queda el chico tirado, se van los compañeros, vuelven en la moto, lo dan vuelta, le sacan el arma, lo tiran ellos mismos a la zanja. Fueron los mismos compañeros los que lo dieron vuelta, agarraron la carabina y se fueron. Fue a declarar un testigo presencial del hecho que confirma lo que estamos diciendo. El que acompañaba a Lezcano estuvo prófugo, se presenta a declarar y no le toman la declaración en Fiscalía".