Caso Susini: Abogado de los detenidos pide falta de mérito y apunta a una compleja trama

El Dr. Gabriel Ganon, abogado defensor de los dos únicos detenidos en el marco de la investigación por el brutal asalto a la familia Susini, en la zona rural de San Antonio de Areco, sostuvo que el hecho está vinculado a un conflicto por la propiedad de la tierra, con intereses políticos, empresariales y judiciales.
En tal sentido, adelantó que pedirá la libertad de ambos por falta de mérito.
Waldemar Weis y Pablo Miño fueron detenidos durante una serie de procedimientos realizados en La Tosquera y San Pedro, el 11 de julio.
El abogado indicó, en declaraciones a "Equipo de Radio" que "esta investigación nunca comenzó por parte de la policía, ya que la dirección que en algún momento tuvo la causa estaba dirigida a un conflicto por las tierras que tiene la familia de la víctima con una sociedad comercial que integra el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carlos Rozenkratz con un señor, Carlos Liberman".
Ganon se refiere puntualmente a la declaración de la víctima, incluida en la causa, en la que relata que uno de elos, cuando lo golpeaba en la nuca, le dijo "ésta es por Liberman".
El abogado nicoleño remarcó que "quienes entraron a su casa lo primero que hicieron fue golpearlos salvajemente y tratando de generar mucho pánico en esa familia, y más que en búsqueda de un botín, todo indicaba que el móvil era otro".

El conflicto por las tierras
El conflicto al que la defensa de los detenidos apunta tuvo incluso cobertura nacional en el año 2005, cuando la sobrina de Güiraldes denunció a su primo por usurpación y aseguró que contaba con una guardia armada formada por ex policías bonaerenses.
"Es un conflicto de muy vieja data entre la famosa familia Güiraldes, escritor del Segundo Sombra, que están en disputa por estos dos puestos de la estancia, desde hace muchísimo tiempo" remarca Ganon. "Una parte de la familia en donde estaban las víctimas y otra en donde está el socio del presidente de la Corte Suprema, que compró este pleito judicial, este conflicto, a la otra parte de la familia Güiraldes. Tienen una sociedad, que se llama La Cinacina. Este conflicto tiene más de veinte años".

Grupos armados
El abogado planteó que las primeras declaraciones de las víctimas describen "personas que parecían integrantes de un grupo operativo comando, integrado por ex policías o ex militares, ya que incluso dicen que tenían chalecos antibalas debajo de camperones grandes, cahiporras y armas largas. Todo parecía indicar que fueran lo que en la jerga se conocen como "patas negras".
"Una de las personas que los asaltó y lo repitió muchas veces la señora, tenía un distorsionador de voz colocado. Una de las personas que hablaba, que era el que llevaba la voz cantante, no quería que se le distinguiera la voz. Algo extraño y que da el cierre a la existencia de un grupo más profesional" agregó.

Pruebas y proceso
Durante los allanamientos, se adjuntaron pruebas que presuntamente incriminan a los detenidos: "Ayer les preguntábamos porque se secuestra en la casa de Miño una garrafa con la etiqueta de Gas Areco. En la primera declaración dijeron que eran de color gris, en una segunda era de color marrón y la reconoció como de su propiedad. Nosotros aportamos a la causa que en San Pedro también se vende esta marca. Además, en la casa de Miño secuestraron un cuchillito que se puede comprar en cualquier lugar, y ella dice que tiene un pequeño local comercial y que lo tenía a la venta, comprándolo en Once. Presentamos elementos probatorios que indican que ese cuchillo verijero que lo podés comprar en cualquier lado. El auto estaba mencionado en ese papelucho, porque los delincuentes se fueron en la camioneta de Susini, pero está arrumbado hace meses y no funciona. De hecho lo tuvieron que llevar de tiro. Tampoco se investigó la conexión local, porque llegar a ese sitio de noche sin conocimiento es imposible".