Murió Lorenzo García, uno de los máximos ídolos sampedrinos

Lorenzo Luis García, el boxeador que puso a San Pedro en el primer plano internacional en la década de 1980, murió hoy a los 62 años en el Hospital Subzonal "Dr. Emilio Ruffa".
García luchó en las últimas semanas contra un cuadro de leucemia que agravó su estado de salud, deteriorado desde hace años.

En su última nota para "Equipo de Radio", el 18 de octubre, había enviado un mensaje a sus fanáticos desde el  Hospital "Presidente Perón", de Sarandí: ""Les digo a todos que la sigo peleando, como siempre, y que se queden tranquilos que pronto voy a estar allá".
Su voluntad de lucha lo trajo a su ciudad, a su bar, a su entorno. Fue internado esta semana y murió hoy por la tarde en el Hospital de San Pedro.  
Sus restos son velados en la sala 2 de COOPSER (3 de Febrero 1475) y su sepelio será este jueves, a las 11, en el Cementerio Municipal.

Esquivando y pegando
Lorenzo nació el 21 de Junio de en 1956.
Debutó como amateur en 1972 en San Nicolás de Los Arroyos. Realizó 75 peleas con sólo 5 derrotas. Fue campeón Zonal, Rioplatense, Argentino y Representante Argentino en el Panamericano de Venezuela (al cual concurrieron, entre otros, Uby Sacco y Juan “Martillo” Roldán).
Una de las últimas imágenes de Lorenzo, hace pocos días, en San Pedro

Debutó como Profesional el 6 de octubre de 1977 en San Pedro, ante José Calixto Rueda. Ese mismo año realiza su primer pelea en el Luna Park, el 6 de noviembre frente a Antonio Luna. 5 meses más tarde sufre su primera caída por KO ante Pedro Armando Gutierrez, en el Palacio de los Deportes.
Se recupera un mes más tarde venciendo a Luis Díaz y a partir de ese momento comienza forjar una trayectoria compuesta por uno de los records más importantes que haya tenido un boxeador en Argentina: 55 peleas con 48 victorias y 7 empates, 5 años, 5 meses y 2 días sin conocer la derrota.
Tuvo rivales de mucha importancia que fueron campeones argentinos y sudamericanos antes o después de pelear con él.

Fue dueño de un estilo personal, único, en el que los reflejos marcaban el ritmo de la defensa y el ataque. Un tiempista que desquiciaba a los rivales y maravillaba a los seguidores. 
En diciembre de 1980 se consagra Campeón Argentino y defiende el título en 3 ocasiones; meses después gana el Sudamericano ante el mismo rival, Jesús Eugenio Romero, en categoría Liviano.
Logra en 1983 organizar la pelea Sacco-García, que convocó a más de 10 mil espectadores en el Luna Park.
En 1984, en Atlantic City, pelea por el Título Mundial ante Jonny Bumphus, en la categoría Medio Med. Liviano a 15 Rounds, perdiendo por puntos tras un polémico fallo. Combatió contra 7 campeones mundiales: Ubaldo Sacco, Pipino Cuevas, René Jacket, Gilbert Delé, “Roña” Castro, Rodolfo “Gato” Gonzalez y Jonny Bumphus.
En 1993 anuncia su retiro del ring, luego de realizar nada menos que 202 peleas con 146 victorias, 25 empates y tan sólo 31 derrotas.
Durante años hizo docencia entre los boxeadores amateurs, su último legado.