Combate de Obligado: Revelan quiénes armaron las baterías

A 173 años del desarrollo del Combate de Vuelta de Obligado, el Grupo Conservacionista difundió documentos que permiten conocer los nombres de quienes armaron las baterías con las que las fuerzas rosistas combatieron a los invasores ingleses y franceses.
Los datos fueron incluidos por el General Lucio Mansilla en un parte con las novedades del día dirigido a la Comandancia de Rosas, en Santos Lugares, el 14 de Noviembre de 1845, 6 días antes de la batalla.

Fue el reconocimiento a los 17 hombres que habían trabajado a destajo para armar las cuatro baterías de cañones en las barrancas del Paraná, en la costa de San Pedro.
Catorce carpinteros y tres herreros. Todo el equipo de constructores que armó las bases, los parapetos y montó los cañones que combatirían ferozmente contra los enemigos anglo-franceses. La nota con el reconocimiento a aquellos hombres por parte de su Comandante fue enviada a Buenos Aires.
El Grupo Conservacionista comenzó una revisión profunda de los documentos vinculados a la batalla de Obligado, que se resguardan en diferentes archivos de la región.
De forma paciente y minuciosa, digitalizaron y analizaron unos 700 documentos históricos correspondientes a la logística de la Guerra del Paraná, provenientes de seis colecciones diferentes, logrando descubrir detalles inéditos de los hechos de armas acontecidos en aquellas aguas entre 1845 y 1846.
En un cúmulo de 125 fojas revisadas en el Archivo General de la Nación, fue que se encontró el reconocimiento hecho por Mancilla a los constructores de las baterías.
El viejo papel, escrito con el trazo rápido pero firme de un jefe militar, se mantiene en perfecto estado y en él se observan claramente los 17 nombres y apellidos de aquellas personas que tuvieron la responsabilidad de montar una parte fundamental del aparato defensivo de la Confederación.
En el encabezado del documento, el típico slogan federal “¡Viva la Confederación Argentina! ¡Mueran los salvajes unitarios!”. Así arranca el breve parte de guerra.
Luego, unas cortísimas cuatro líneas dicen claramente:
“Lista de los individuos Carpinteros y Herreros que han trabajado en la formación de las baterías, recomposición de cureñas y demás trabajos que se han ofrecido”.
A continuación, y en formato de un simple y claro listado, el Comandante en Jefe del Departamento del Norte, escribió con su pluma los nombres de esos 17 hombres, separándolos por oficios en carpinteros y herreros:
CARPINTEROS
Ramón Silveira, Isidoro Molina, Dionisio Chacón, Ponciano Godoy, Pedro Betancú, Juan Silveira, Carlos Márquez, Pedro Zamora, Gaspar López, Juan Saragoza, Alejo Villamayor, Francisco Vicar, Félix Machado, Simón Sueldo.
HERREROS
Mariano Baró, Gervasio Granel, Antonio Gusmarán.
Para darle un cierre a su nota, colocó la fecha y su firma: “Baterías, Noviembre 14 de 1845, Lucio Mancilla”.
Seis días antes de enfrentarse en encarnizada batalla con la flota invasora, el General dejaba expreso reconocimiento a su equipo de constructores.
“No sabemos, aún, de qué ciudades provenían aquellos carpinteros y herreros pero es probable que fueran reclutados desde San Pedro y ciudades vecinas, ya que los Jueces de Paz de la zona colaboraban activamente en la logística previa de la Guerra del Paraná”, comenta José Luis Aguilar, fundador del Museo Paleontológico de San Pedro y la persona que detectó el listado de nombres escrito por Mancilla.
“Hemos visto en otros documentos que Mancilla solicitaba carpinteros y herreros al Juez de Paz de San Pedro y otros, por lo que suponemos fueron civiles que por su oficio fueron convocados desde nuestra ciudad u otras cercanas”.
“Durante los meses previos al combate, los jueces de San Pedro, San Nicolás, San Antonio de Areco, Exaltación de la Cruz y Baradero, brindaron elementos, enseres, herramientas y personal para las diferentes necesidades del Departamento del Norte, a cargo de Mancilla.
También hubo aportes de vecinos y hacendados que cedieron decenas de cabezas de ganado para alimentar a las tropas mientras combatían al agresor en los diferentes escenarios de guerra”, comenta Aguilar desde el Museo de San Pedro.
En cuanto a las baterías, fueron cuatro: Restaurador Rosas (al mando de Álvaro Alsogaray), General Brown (al mando de Eduardo Brown), General Mancilla (al mando de Felipe Palacios) y Manuelita (al mando de Juan Bautista Thorne).
En total, las cuatro baterías contenían unas 21 piezas de artillerías resguardadas por parapetos de defensa y ubicadas sobre bases de fuertes maderos denominadas “cureñas”. Tres de estas baterías estaban ubicadas en altura, sobre las barrancas, para posibilitar disparos elevados. Y una cuarta estaba ubicada sobre la playa, cercana a las cadenas que cruzaban el río, para evitar intentos de corte de las mismas.
Los 17 hombres mencionados por Mancilla en su informe a Rosas tuvieron la enorme responsabilidad de montar, en las semanas previas al combate, cada una de las estructuras que debieron soportar el tremendo esfuerzo de la artillería argentina y el intenso fuego de los cañones enemigos. La construcción de las baterías no sólo debía brindar una base firme para disparar, sino que debían resguardar, además, a los artilleros y ayudantes de las municiones anglo francesas.
Por su parte, Silvina Carro, también integrante del equipo del Museo de San Pedro comentó: “Sin dudas, el hallazgo de estos 17 nombres, permitirá saldar una deuda histórica con estos tenaces trabajadores que tuvieron la responsabilidad de construir uno de los símbolos más fuertes de la lucha por la soberanía nacional. El reconocimiento hecho por Mancilla a sus 17 carpinteros y herreros acaba de concretarse 173 años después de la batalla”.
En tanto, Eduardo Campos, Fernando Chiodini y Javier Saucedo completaron el equipo del Grupo Conservacionista que realizó este descubrimiento.

Comentarios

luis ha dicho que…
Perdón por mi comentario, supongo que el artículo hace mención al general de división Lucio Victorio Mansilla, que se escribe con "S", no con "C", gracias.
Anónimo ha dicho que…
Luis: El apellido está escrito con "C" porque se detectó que en las cartas anteriormente descubiertas el general firmaba como "Mancilla". Por lo tanto la "S" es la letra equivocada. De nada.