Jornada de limpieza y censo de la basura en Santa Lucía

Este lunes, en una doble jornada de trabajo, alumnos de la Escuela Media N°1 y del Instituto Agrotécnico "Margarita O'Farrell de Maguire", la Delegación Municipal de Santa Lucía y vecinos voluntarios, realizaron la Primer Jornada de Limpieza y Censo de la Basura en Santa Lucía.
Esta acción, en adhesión a la 24a Semana de la Juventud, fue organizada y convocada por "Santa Lucía Ecológica", un grupo de voluntarios independientes, que se preocupan y ocupan por las problemáticas medioambientales locales.
A lo largo del día participaron más de 90 personas y se intervinieron 21 cuadras en ambas veredas. El trabajo consistió en recoger todos los contaminantes encontrados al paso, desde bolsas plásticas, envoltorios, cartones, papeles, metales y vidrios hasta colillas de cigarrillos, tapitas y restos de alimentos. 

Además, cada grupo de trabajo fue registrando en una planilla, previamente confeccionada, cada elemento colectado con el fin de cuantificar y calificar los elementos más abundantes y poder elaborar futuras estrategias para erradicarlos o al menos reducirlos en las calles del pueblo.
El grupo ecologista trabaja desde hace meses en la concientización local del tratamiento de los residuos domésticos. Desde hace cinco meses realiza campañas mensuales de recolección de plástico, telgopor y tetrabrik, estimula a la población a que realice la separación de los residuos en origen y los traslade al punto verde los días asignados.
"Acciones como éstas ayudan a visibilizar problemáticas ambientales que la mayoría de los pobladores no advierten o se acostumbran a convivir con ellas; concientiza sobre la necesidad de un cambio movilizando a los jóvenes que son los principales catalizadores de la transformación y genera hábitos saludables compatibles con el uso sustentable de los recursos" destacaron desde el Municipio.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Muy bien, a ver si con estas acciones ejemplares toman conciencia esos vecinos chanchos, que revolean las bolsas de sus residuos domiciliarios en las cunetas de las calles de los alrededores del pueblo. Tal vez se trate de impunidad, pero también falta de cerebro, puesto que no tienen el cuidado de exponer su identidad en los residuos: recibo de pago del agua potable, de la cooperadora escolar de los chicos, recibo de cuota de electrodoméstico; también exponen sus problemas de salud: envases vacíos de insulina inyectable, clonazepam, viagra, etc. Debería darle vergüenza a quienes se comportan como chanchos haciendo eso, pero no... me da vergüenza a mi llamar a su puerta y devolverle sus deshechos.
Pueblo chico que nos conocemos todos...cuesta tan poco convivir civilizadamente...