“Me voy con orgullo peleando contra la realidad que muchos temen”

Nelson Lillo, el efectivo de la Policía Local asesinado en un tiroteo con delincuentes al intentar evitar un asalto a un repartidor en Rivadavia y Oliveira Cezar, tenía 25 años. 
A través de su perfil en la red social Facebook dio a conocer, en reiteradas oportunidades, sus gustos y su vocación de servicio. Almafuerte, Los Redonditos de Ricota y la etapa del Indio Solari con Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado musicalizaban su vida. 

El deporte motor (en particular las motos) y el boxeo estaban entre sus pasiones.
En Diciembre de 2016 cumplió con la promesa que le realizó a su hermano, fallecido en un accidente en Enero de 2014, y egresó de la escuela de la Policía Local.
Uno de los posteos más conmovedores, a la luz de lo sucedido, fue publicado el 17 de febrero de 2017. En él puede leerse una frase encomillada: “Si me voy en servicio para no volver quiero que sepan que me voy con orgullo peleando contra la realidad que muchos temen y otros ignoran. Para los que me aman el sacrificio resonará por siempre”