13.11.16

Gestionan hemodinamia y neonatología para la clínica de COOPSER

Los trabajos continúan durante el fin de semana
Este lunes se cumple el primer mes desde que la COOPSER tomó posesión del edificio de la Clínica San Martín. 
Los tiempos previstos originalmente para los arreglos se extendieron, en función de dos situaciones: el estado del edificio era peor que el esperado, y avanzan los proyectos para incorporar nuevos servicios. 
Entre ellos, se espera por la posibilidad de cerrar acuerdos para disponer de sectores de hemodinamia y neonatología y un resonador. 

 Oscar Silva, uno de los voceros del consejo de administración, confirmó que “el proyecto original cambió” y que “se tomó la premisa de darle al asociado y al ciudadano sampedrino la calidez y el orden que se merecen”. 
El directivo explicó que “la demora también se produce porque estamos tratando de traer diferentes tipos de servicios, y que el sampedrino tenga la posibilidad de ser atendido con la mayor complejidad, tratando de instalar toda la tecnología posible antes de arrancar”. 
 De esa tecnología, sostienen en el Consejo de Administración, dependen los futuros contratos con obras sociales, ART y compañías de seguro. “Son proyectos, pero el miércoles viene una persona que quiere instalar hemodinamia, para hablar con la cooperativa y todos los cardiólogos de San Pedro, porque queremos la mano de obra local” precisó Silva. 
“También nos ofrecen instalar un resonador, que es más difícil por la cantidad de prestaciones. Digo nos ofrecen instalar porque la cooperativa no puede gastar un millón de dólares en un resonador, así que queremos ofrecerle a un empresario o médico que quiere invertir lo que necesita, preparar las condiciones para, del facturado, cobrar un alquiler” agregó. 

 Neonatología y arco en C
Cuando comenzaron los arreglos, encontraron que había un sector plenamente preparado para neonatología: “La idea es restablecer el sector de neonatología, encontrar las soluciones en San Pedro, no perder vidas innecesariamente por esperar que lleguen ambulancias desde Buenos Aires. Tenemos que ver, porque necesitamos que los neonatólogos estén acá, porque se puede dar la necesidad ante un nacimiento”. Otros cambios están vinculados con la propia disposición del edificio. 
“Vamos a sacar la parte de radiografía del lugar en donde estaba, que quedó incómoda porque el que tiene un problema tiene que pasear por el pasillo de entrada, delante de toda la gente que espera para consultorio. La guardia va a estar sobre el lado lateral, en donde hay ingreso para vehículos. Ahí va a funcionar el shock room, radiografías y cirugía menor”. 
 Además de las mejoras en “hotelería”, con mayores comodidades para los pacientes y acompañantes, también mejoraron las condiciones en los quirófanos: “Tenemos que cambiar las dos camillas y traer un “arco en C”, aconsejados por los cirujanos”. El arco en "C" es una tecnología móvil que permite la toma de imágenes radiológicas y fluoroscópicas sin desplazar al paciente de lugar, sin importar si se encuentra en su cama de hospitalización o en la mesa de cirugía durante un procedimiento.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno... era hora que se empezara a pensar en mejorar las condiciones de atención de la salud. Lo que se pretende es de rutina en casi todos las instituciones de salud, menos en San Pedro donde resulta un avance totalmente novedoso. No contar con un servicio de hemodinamia cuando las afecciones cardiológicas son pan de todos los días, o un quirófano con mejores condiciones en relación a los tiempos que corren, o un servicio de neonatología, es como usar un teléfono a manivela en la era del celular. ¡Muy buena la noticia!!!

Anónimo dijo...

Maravilloso! Una Neo sería maravilloso!! Mi nieto fue derivado después de nacer y la ambulancia tardo 14 hs lo que jugó en el deterioro de gino que luego se contagio un virus en una Neo de bs. As y falleció. Por nuestros bebés... Una Neo en San Pedro