11.8.16

Policía víctima de abuso: “Fueron cuatro años viviendo con miedo”

El próximo martes se conocerá la sentencia en el juicio que se sigue a dos policías de nuestra ciudad acusados de golpear y abusar de la pareja de uno de ellos, también policía. 
La víctima brindó una entrevista a ra.grupolaprovincia.com en la que habló sobre el hecho y el desarrollo del proceso. 
 A continuación, reproducimos el texto de la entrevista con la versión ramallense del medio provincial:
Jorgelina Reynoso tiene 31 años, es policía y trabaja en la Comisaría de la Mujer en Ramallo.
Hace cuatro años fue abusada y golpeada en San Pedro por su esposo y un amigo, también policías. Desde ese momento espera justicia. Hoy mientras se realiza el juicio contra los dos imputados, cuenta su historia.
Hace casi cuatro años, la madrugada del domingo 17 de septiembre de 2012 Jorgelina fue atacada por su esposo Marcos Prado y Martín Silva. Los dos policías están acusados de drogarla, golpearla y abusar sexualmente de ella, todo en presencia de una de sus hijas.
Desde aquel día Jorgelina espera por la justicia. Que los dos imputados sean enjuiciados -lo que se concretó esta semana- y que reciban una condena.
 “El 16 de septiembre de 2012, yo vivía en San Pedro, era policía y llevaba cinco años casada legalmente, teníamos dos hijas de dos y tres años, la relación con Marcos Prado venia muy mal, había vivido un montón de situaciones de violencia pero nunca me había animado a denunciarlo” cuenta Jorgelina Reynoso, quien es oficial subinspector de la Comisaría de la Mujer en Ramallo.
 “Ese día habíamos discutido, veníamos de un asado, él estuvo tomando, habíamos discutido en el auto y él se fue a lo de su amigo, los dos son policías. Yo mantuve comunicación con ese amigo a quien le pedía que lo trajera a mi casa, me bañé y me recosté a ver televisión. Recuerdo que había tomado media pastilla de un calmante para poder dormir, estaba nerviosa y decidida a separarme aunque no se lo había dicho todavía” relata.
Jorgelina es de Santa Lucia pero estaba viviendo en San Pedro con Prado. “Esa noche estaba durmiendo, me desperté y lo vi sobre mi y a la otra persona, a Martín Silva parado detrás de él” recuerda.
A la mañana siguiente fue encontrada en su casa por sus compañeros de trabajo que, como no se presentaba a su guardia en la Comisaria de San Pedro fueron hasta su casa para ver qué ocurría.
 “Mandaron a buscarme porque yo no había ido al servicio, mi hija los atendió, estaba la puerta entreabierta y ella les dijo que yo estaba en la cama llena de sangre”. Fue trasladada al Hospital de San Pedro donde permaneció internada durante cuatro días. “Cuando me dieron el alta me fui directamente a Santa Lucia, no volví nunca más a la que era mi casa, estuve dos meses hasta que retomé mi función en la comisaria de San Pedro” cuenta.
En la actualidad Jorgelina presta servicios en Ramallo  y a pesar de lo que se pueda creer, asegura que trabajando con mujeres que han pasado por las mismas situaciones que ella, canaliza su dolor. “Es muy importante que las mujeres vengan a denunciar, que den un primer paso, que se lo cuente a un vecino, que ese vecino venga anonimamente a contar lo que pasa, es importante que toda la sociedad se involucre, que todos tomemos conciencia, que entre todos podemos evitar una desgracia” dice”.

Denuncia
En cuanto a la situación de los implicados en el caso, contó: “Mi ex marido se escondió, él otro daba vueltas por el hospital, después cuando el caso llegó a Asuntos Internos les sacaron la pistola y pusieron en disponibilidad y ahí dejaron su actividad como policías pero nunca los apresaron. Recién hace un año a Silva lo exoneraron pero a Prado no. Incluso desde el martes Prado está preso pero por otro hecho, está condenado y con sentencia firme porque le sacó un ojo a un civil de un escopetazo durante un procedimiento”.

Juicio
Su caso fue denunciado en la justicia y quedó caratulado como Lesiones graves calificadas en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por la participación de al menos dos personas. El lunes (08/08) comenzó el juicio en el Tribunal Criminal Nº 1 de San Nicolás, ese día Jorgelina prestó declaración.
 “Estuve dos horas y media declarando, ellos quieren demostrar que yo tomé pastillas y que intenté suicidarme, y dicen que me caí en el baño, que todos mis golpes fueron por una caída” ironiza.
El martes se conocieron los alegatos de las partes involucradas. Allí el Fiscal Hernán Granda solicitó 14 años de prisión efectiva para el policía Prado y 9 para su compañero Silva. Mientras que los abogados de los imputados solicitaron la absolución de ambos policías ya que entienden que nunca se pudo acreditar el delito que se les imputa. El martes de la semana próxima se conocerá el veredicto
 “Estos han sido cuatro años muy difíciles, con el apoyo de mi familia los pude llevar adelante, también con el de mis compañeros de trabajo, mi jefa Carolina Urquiaga me dio su apoyo desde el primer momento . Trato de no caer, saco fuerzas de donde no puedo pero es tremendo, después de cuatro años volver a verle la cara, ver que sostienen tantas mentiras es indignante, no se cómo lo supero, creo que es por las fuerzas que me dan mis hijas y mi familia. Ahora mi intención es que se haga justicia, que los condenen el mayor tiempo posible, creo que nos lo merecemos, vivir un poco en paz. Estos han sido cuatro años que vivimos con miedo, cuidándonos de un montón de cosas y ya no queremos vivir así” sintetiza.
 

2 comentarios:

ANDREA dijo...

Que se haga justicia y los culpables paguen con muchos años de cárcel.

Anónimo dijo...

Cárcel ejemplifica.
Ni una mujer con miedo mas.