Incendios en islas: Los focos más difíciles de controlar están frente a San Pedro


Brigadistas que trabajan en la zona de las islas entrerrianas contuvieron los focos que se encontraban activos en la zona frente al Gran Rosario, aunque continúan trabajando intensamente frente a San Pedro y la región. 

El operativo contó con más de 300 personas abocadas al operativo a lo largo del Delta del Paraná, con 14 medios aéreos a disposición. A las tareas coordinadas por el Servicio Nacional de Manejo del Fuego se sumaron Fuerzas Armadas tras un pedido expreso del gobernador Omar Perotti.

El director del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, Alberto Seufferheld, explicó: «Lo que sería frente al Gran Rosario seguimos trabajando desde ayer en focos que están contenidos; incendios que no tienen actividad en perímetro que se los recorre para asegurar». En consecuencia, aclaró que “la gente desplegada en terreno está sujeta a avisos y alertas de tormenta, tanto ayer como hoy”, hecho que puede, en algunos casos, anticipar los repliegues para garantizar resguardos, explicó el funcionario.

Además, Seufferheld destacó, que los vuelos vigías de cada jornada “desde Zarate hasta Alvear” ya que es la zona de mayor actividad con focos de grandes dimensiones. Desde San Nicolás a San Pedro, en una zona de focos que distan a tan solo 33 kilómetros entre sí, se establece la zona de “mayor concentración de humo de la región”. Añadió “El humo que llega al Gran Rosario es de ahí”, afirmó.

Asimismo, el director del SNMF, sumó un detalle técnico: “El intenso viento y la masa de hectáreas quemadas generan una composición de viento, tierra y cenizas en la atmósfera”.

Por su parte, Andrés Bosch, coordinador región centro del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, insistió en que “el humo que se percibe en la zona llega desde San Pedro”. “Estamos trabajando dos sectores desde Alvear”, dijo y explicó que “efectivos trabajan en el sector de la chata a medida de controlar el perímetro, no hay actividad”.

“Hay que destacar dos o tres puntos, pero sobre todo uno muy importante. Si bien estos días se han logrado controlar, contener e incluso extinguir mucho de estos incendios, estamos esperando una situación meteorológica muy importante que se estaría dando entre viernes a la noche y sábado que son las precipitaciones”, aseveró Heider.

“La situación continúa compleja, el análisis que hacemos para los próximos quince días es que la zona no tendría grandes precipitaciones, por lo cual hay que seguir muchísimo, planificando actividades en terreno”, continuó el funcionario nacional.

En cuanto a los vientos de la zona, Heider detalló que “hoy vamos a tener un cambio de viento muy abrupto” hacia el sur y tenemos que “esperar lo que suceda con la tormenta de hoy y qué situación nos deja” para evaluar la situación de trabajo.

“Es muy difícil trabajar con planificaciones específicas con meteorología dentro del Delta, porque hay mucha acumulación de áreas quemadas, esas superficies son de color negro, que toma temperatura mucho más rápido que el resto de los colores. Y al no haber, por estar quemado, humedad comparativa con los otros lugares que no se quemaron, se genera un diferencial de temperatura que hace que las masas de aire se muevan hacia esos lugares y generen una gran variabilidad de los vientos. Lo que hace que algo que no debería ser tan complejo sí lo sea”, explicó Heider.

Como otra de las variables a considerar, el ingeniero destacó que “el Delta sigue teniendo una acumulación de biomasa muy importante, el combustible fino no va a tardar en predisponerse, por los vientos y las temperaturas, a más tardar en dos o tres días va a tener facilidad de ignición” nuevamente, explicó el director de Planificación y Prevención del Servicio Nacional de Manejo del Fuego.


Con información de www.conclusion.com.ar