Descubren restos de un perezoso gigante mordido por un oso prehistórico


Restos fosilizados de un enorme perezoso terrestre, con tremendas mordidas en su brazo izquierdo, fueron hallados por el Grupo Conservacionista de Fósiles, equipo del Museo Paleontológico de San Pedro. 

El descubrimiento tuvo lugar en Campo Spósito, un prolífico yacimiento de fósiles ubicado en una zona conocida como Bajo del Tala.

Las marcas en el hueso descubierto coinciden con las que provocaba la mordedura del mayor carnívoro del Cuaternario de la región pampeana.


El fósil recuperado proviene de sedimentos depositados hace más de 200.000 años, en el lecho de un antiguo río. El equipo del Museo Paleontológico de San Pedro excava ese lugar desde 2001 y ya han recuperado decenas de piezas de diversas especies de mamíferos fósiles.

Hace unos días, un equipo conformado por Simonini, Aguilar, Parra, Chiodini, Martínez, Saucedo y Swistun, dejaron al descubierto un sector donde apareció el húmero completo de un Lestodonte (Lestodon armatus) que fue cuidadosamente preparado y trasladado al laboratorio del museo, como se hace habitualmente.



Una vez allí, al efectuar la limpieza de rutina y para sorpresa de los investigadores, notaron dos zonas en el hueso donde se observan quebraduras producidas por una gran presión externa. El hueso, de unos 65 cm de largo y unos 25 cm de ancho, está fracturado hacia adentro como si alguien o algo, hubiera aplicado una enorme fuerza en dos puntos muy precisos ubicados en ambas caras del hueso.

José Luis Aguilar, Director del Museo Paleontológico de San Pedro, comenta que “al ver la primera quebradura con hundimiento, se pensó que podía ser producto del pisoteo de animales, algún animal con pezuñas podría haber pisado el hueso, después de haber muerto el perezoso, pero eso se desestimó cuando se observó que en la cara opuesta, había otra herida idéntica".

Aguilar agregó que, en forma inmediata, comprendieron que estaban ante una enorme mordida; de una boca tan grande como para atrapar, apretar y quebrar el brazo de un lestodonte, ya que esos animales eran bestias de casi 4 metros de largo y unos 3.000 kilogramos de peso. 

"Muy pocos carnívoros podrían animarse a atacar a un animal así. Luego de descartar posibles atacantes, ya fuera por tamaño o por ausencia en la prehistoria de la zona, comenzó a tomar fuerza la idea un posible candidato: un Arctotherium, un género de osos prehistóricos gigantes que, parados, habrían superado los 4 metros de altura” remarcaron desde el Museo.


Confirmación

El equipo del museo trabajó en la confirmación de esta hipótesis analizándola desde diferentes ángulos; tarea que incluso los llevó a simular la mordida colocando al fósil en la boca abierta de un Arctotherium, ya que el museo posee un cráneo muy completo de uno de estos osos gigantes. La mordida coincide perfectamente. 

“Las características de la mordida nos llevaron a evaluar dos posibles situaciones. La primera es que el oso haya encontrado al perezoso ya muerto y se haya alimentado como un simple carroñero. La otra escena, que consideramos la más probable por la

fuerza que se aplicó sobre el hueso, es que el oso haya atacado directamente a un lestodonte adulto, quizás de avanzada edad, produciendo esa feroz mordida en su brazo izquierdo. La ausencia de cicatrización en las fracturas del hueso nos lleva a inferir que la mordida se produjo en un momento muy cercano a la muerte del perezoso. Inmediatamente antes, en un ataque, o poco tiempo después, siendo carroña. Es fantástico imaginar esa escena donde dos grandes mamíferos luchan a muerte en los pastizales de la llanura pampeana que hoy habitamos¨, comentan desde el Museo de San Pedro.

De esta investigación participa el Dr. Leopoldo Soibelzon, paleontólogo del Museo de Ciencias Naturales de La Plata, investigador de Conicet y el mayor especialista en osos fósiles de nuestro país.

Al respecto, el investigador comenta que “desde hace varios años trabajamos sobre distintas hipótesis vinculadas a la dieta de estos enormes y feroces osos que habitaron América del Sur durante el Pleistoceno". 

En tal sentido, se realizaron múltiples análisis empleando diferentes técnicas como la morfometría geométrica, la paleopatología, biomecánica y análisis de isótopos estables. Las evidencias que hemos recogido confirman la capacidad de estos osos gigantes para quebrar huesos y consumir carne de otros mamíferos de gran porte. En este sentido, el hallazgo realizado en San Pedro es sumamente relevante, pues proporciona una de las primeras evidencias directas de interacción entre la megafauna herbívora y los osos del género Arctotherium. 

El Museo puntualizó que "en los próximos meses se pondrá el esfuerzo en el estudio de los restos de este Lestodonte con inequívocos signos de haber sido mordido por uno de estos osos, para determinar la especie responsable de las marcas halladas sobre el húmero descubierto”.