Está enfermo, tiene una hija discapacitada, es mensajero y le robaron la bicicleta: vecinos lo ayudaron para que siga trabajando


Gustavo Soto tiene 44 años y trabaja como mensajero. Este domingo, en la zona de Gardel y Bonorino, le robaron la bicicleta que constituía su herramienta de trabajo. 

"Me bajé a llevar un pedido y cuando salí, al medio minuto, me la habían robado. Estoy mal, necesitaría si alguien puede colaborar o ayudarme, porque es para trabajar" indicó, en declaraciones a "Equipo de Radio". 

"De corazón les pido por favor, hace dos meses estoy pidiendo a los políticos si me pueden ayudar porque cobro una pensión y no me alcanza. Yo devuelvo la plata como pueda, con el trabajo" expresó, desolado. 

Por un problema en el páncreas, Gustavo estuvo internado 8 meses en el Hospital Rivadavia, y como consecuencia de su afección, no pudo volver a desarrollar trabajos rurales, como lo hacía hasta su internación. 

A ese cuadro, se suma la situación de su familia: "Mi hija Alejandra, de 4 años, es discapacitada. Ahora no está conmigo porque no tenía para darle de comer, así que se fue con mi suegra".

Gracias a la solidaridad de Diego, un vecino de nuestra ciudad que conoció la situación a través de la radio, Gustavo puede contar con una bicicleta con la que seguir trabajando. 

Aquellos que pueden brindar algún otro tipo de ayuda, con trabajo o dinero para comprar su propio rodado, pueden comunicarse al teléfono 3329-665563 o dirigirse personalmente a Bonorino 386.