Un delincuente golpeó al padre por no impedir que la policía secuestre su arma


Poco antes de las 18 de ayer, efectivos policiales de la Comisaría local llegaron hasta Güemes al 1850, alertados por los vecinos sobre la presencia de personas armadas. 

En el lugar, secuestraron un revólver calibre 38, sin marca ni numeración visible, con 5 municiones calibre 9 mm adaptados. 

Allí reside un joven de 21 años con antecedentes delictivos, que no se encontraba al momento del procedimiento. 



Esta madrugada, aproximadamente a la 1.30, otro llamado advirtió por un conflicto familiar en el mismo domicilio, cuando el mencionado delincuente amenazaba y golpeaba a su padre, de 48 años. El motivo de la agresión física es que el progenitor permitió el secuestro de su arma de fuego. 

La víctima radicó la correspondiente denuncia por violencia familiar y amenazas. 

El aprehendido fue imputado por los delitos de "Tenencia ilegal de arma de fuego, secuestro y amenazas".