Tentativa de femicidio: Múltiples advertencias y una Justicia que miró a otro lado


La tentativa de femicidio de una mujer de 35 años por parte de su ex pareja, este domingo, pudo evitarse con una decisión judicial acorde a las múltiples advertencias previas. 

El atacante, Juan Carlos "Chalaco" Albacete, de 42 años, había sido detenido dos semanas antes, tras golpear brutalmente a la misma víctima, e intentó quitarse la vida cortándose el cuello al momento de ser detenido.

Antes y después, múltiples denuncias, violaciones perimetrales, alertas de botones antipánicos y nuevos intentos en la última semana porque el agresor sea detenido. Sin embargo, una decisión del Juez Román Parodi permitió que el femicida estuviera en libertad y perpetrara el ataque. 

Laura Monfasani, Subsecretaria de Género, confirmó que "es un caso en el que veníamos trabajando desde hace mucho tiempo". La funcinaria remarcó que hace dos semanas se llevó adelante un procedimiento que, esperaban, terminara con la detención del agresor: "Hace dos semanas hicimos todo el procedimiento, llegó la detención inmediata, se logró la detención y el Juez a los cinco días lo libera". 

El trabajo con la víctima siguió durante los últimos días, aunque no fue suficiente: "Veníamos trabajando con la víctima hace mucho tiempo, tenía asistencia psicológica. Había perimetral, tenía botón antipánico. El viernes me reuní con Valeria Sosa, de la Comisaría de la Mujer, y juntamos todas las causas que tiene por rotura de perimetral para pedir al juez que revoque la liberación y pedir la preventiva.  También me reuní con la fiscal Ramos el viernes. Fuimos a buscar a la víctima a su domicilio. Le tomaron declaración, por un informe nuestro se iba a presentar al Juez para que revoque la liberación. Un día después irrumpe en la casa y le provoca heridas con arma blanca. Fue muy duro porque veníamos trabajando con medidas cautelares, e incluso hablamos con el área de casos críticos del Ministerio".

Monfasani apuntó directamente a la labor de la Justicia: "Siempre falta lo mismo, la decisión del Juez. Me comuniqué con el Ministerio para trasladar mi preocupación para que se pueda modificar la legislación. La reforma judicial es fundamental porque si no, se diluye el trabajo que podamos hacer. Uno puede hacer un seguimiento pero no podemos estar con la víctima refugiada y completamente aislada del mundo. Porque ese es un lugar de emergencia pero no podés tener a la víctima todo el tiempo aislada hasta que el Juez decida qué hacer. Podemos solucionar la parte económica, la psicológica, podemos hacer talleres, pero falta una pata que es la de la Justicia. Si no, es la víctima la que se tiene que encerrar, no puede salir de su casa y el agresor anda por la calle libremente".

La contención de la víctima también alcanzó a la familia: "Le habíamos ofrecido refugio a la víctma, pero este tema era constante. No queríamos que termine así, es una locura que tengamos que esperar a perder la vida de una persona para que se tomen medidas. Ella está conciente, pude hablar con ella, su estado es muy delicado. Sus tres hijos fueron asistidos por psicólogos del servicio local. Y también a la hermana y la mamá, porque teníamos que esperar el parte médico".