Los policías detenidos se declararon inocentes y dijeron que no golpearon a López García


Los policías Rodrigo Velásquez y Emanuel González, detenidos por el asesinato de Germán López García, se declararon inocentes ante la Fiscalía 8, a cargo del Dr. Hernán Granda, quien instruye la causa. 

En su indagatoria, este sábado, negaron haber atacado a golpes a López García, provocándole lesiones que lo llevaron a la muerte. 

Ambos están imputados por "Homicidio agravado" por haber sido cometido abusando de su función como miembro de una fuerza de seguridad. El delito prevé una pena de prisión perpetua. 

El 2 de mayo, alrededor de las 18.30, López García pidió una ambulancia porque su esposa se había descompensado. La mujer estaba en el primer piso de su casa, ubicada en Fray del Pozo y Casella.

Los policías Velázquez y González arribaron al lugar a bordo de un patrullero y se encontraron con el hijo de López García y luego con el dueño de la casa.

El hombre estaba enojado porque no había llegado la ambulancia tras varios llamados y tenía una tijera de podar en sus manos. En la refriega, uno de los agentes resultó lesionado. Ante esa situación, los oficiales redujeron a López García, quien, según datos aportados a la causa, sufrió una brutal golpiza en distintas partes del cuerpo. Un testimonio indica que mientras uno de los agentes lo tenía contra el piso el otro le dio una patada con toda la fuerza en el estómago.

La víctima fue internada en el Hospital Subzonal hasta que el jueves 27 de mayo falleció a raíz de las lesiones sufridas.

El fiscal Granda, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 descentralizada en la vecina localidad de Baradero, intervino en la investigación en la que estaban implicados policías de San Pedro.

Tras tomar diversos testimonios a los vecinos y familiares del hombre, el funcionario judicial solicitó la detención de ambos agentes, medida avalada por el Juzgado de Garantías.

González fue arrestado en San Pedro y Velázquez en la ciudad de San Nicolás, donde vive, y quedaron alojados en la sede de Prefectura Naval.

Granda indagó a los dos en el transcurso de esta mañana y ambos se declararon "inocentes", ya que aseguraron que solamente ejercieron el uso de la fuerza para aprehenderlo y que en ningún momento lo golpearon. Los oficiales continuarán detenidos y sus defensores pidieron la excarcelación.

La fiscalía aguardaba recibir el informe completo de la autopsia y la semana que viene el personal irá a tomar declaraciones al barrio en el que sucedió el homicidio.

Además realizarán una inspección de la casa porque ambos policías alegaron que los testigos no pudieron haber observado el hecho porque desde la calle no se veía hacia adentro de la vivienda.