Cerró el Jardín Maternal "Clave de Sol"


El Jardín Maternal "Clave de Sol" cerró sus puertas, ante la imposibilidad de poder sostener una cuota accesible tras la pandemia. 

La pandemia obligó a cerrar durante todo un año. El reinicio de actividades en establecimientos educativos llegó con un protocolo que reduce el número de niños que pueden ser contenidos en el edificio de Ayacucho 180. 

El anuncio llegó a través de una carta abierta publicada en redes sociales con la firma de Liliana Agüero, directora del establecimiento: 

 "A toda la comunidad de nuestra ciudad se informa:

Clave de Sol cierra sus puertas después de recorrer un largo camino y atravesar los difíciles meses de inactividad en el transcurso del 2020, con la inesperada llegada del COVID 19. A pesar de ello junto a mis docentes, continuamos desarrollando clases virtuales para garantizar la continuidad pedagógica,  ya que somos “educadores de la primera infancia”, con la esperanza de que pronto pudiéramos volver apoyados por el Plan Jurisdiccional de la Provincia de Buenos Aires para un regreso seguro a las clases presenciales. 

Desde que  comenzó todo esto, luché contra viento y marea; pedí ayuda al Intendente, le ofrecí donar mi proyecto al Municipio ya que  éramos el único Jardín Maternal en la ciudad, tan necesario en la comunidad. Solicité y gestioné la ayuda para recibir los ATP para mis docentes y Auxiliares, dialogué y presenté mi proyecto ante distintas autoridades provinciales de educación, diputados, la asociación AIEPBA, concejales de distintos bloques de nuestra ciudad, consejeros escolares, inspectores de la Región 12, al Director de Educación del municipio, etc., para conseguir una subvención, ya que nunca la tuvimos, ni recibimos ayuda de ningún tipo tanto municipal, provincial o privada.

Desde diciembre el jardín no contaba ya con alumnos y cerró sus puertas.

Llegó el año 2021. Por calendario escolar los Maternales abren el 1 de febrero pero al ser una institución dependiente de la Dirección General de Cultura y Educación, no nos permitían abrir sin el protocolo que emanara del Ministerio  de Educación de la provincia.

El lunes 22 de febrero llegó el esperado protocolo, lo que nos alegró ya que  podríamos regresar en una "nueva normalidad" teniendo nuevos desafíos, cambiando espacios compartidos, reestructurando las salas para las "burbujas" con grupos reducidos que contaría con un docente y un auxiliar a cargo, teniendo en cuenta toda la normativa vigente de cuidados, etc., siempre dando lo mejor ya que amamos lo que hacemos, educar a los niños brindando seguridad a las familias.

No fue suficiente.

El espacio con el que  se contaba en cada sala sólo permitía a un número reducido de niños participar, mucho menor al  planificado con anterioridad para desarrollo de una jornada de trabajo, lo que  hacía que el valor de la cuota estimada para afrontar los costos salariales y gastos de funcionamiento del Jardín, fuese muy elevada, haciendo  muy  difícil el compromiso de las familias para el regreso.

Sepan entender.

Yo, Liliana Agüero JM Clave de Sol, doy GRACIAS infinitas y por siempre:

A todas las FAMILIAS que  durante todos estos años, nos acompañaron eligiendo el mejor lugar para sus hijos, eligiendo una educación  de calidad, "un lugar diferente para crecer".

¡¡¡GRACIAS!!! A cada una de las seños, excelentes profesionales de la primera Infancia que me acompañaron en este sueño utópico entregando tanto Amor.

¡¡¡GRACIAS!!! Jardín N°901 a todo el equipo de Conducción y excelentes docentes que compartieron tantas lindas Articulaciones Pedagógicas.

¡¡¡GRACIAS!!!  Vecinos, Amigos y comunidad sampedrina.

¡¡¡GRACIAS!!! A los propietarios de la casa que nos acogió tanto tiempo y confió en mí.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. 

¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!!

JARDIN MATERNAL “CLAVE DE SOL”.

Prof.  LILIANA G. AGÜERO - Directora"