Viviani pidió la prisión preventiva de los dos detenidos por el crimen del camionero


La Dra. María del Valle Viviani, titular de la UFI 7, pidió al Juez de Garantías que disponga la prisión preventiva de los dos detenidos por el crimen del chofer Néstor David Insaurralde. 

Rodrigo Rodríguez, de 20 años, y Diego Franco, de 23, están imputados por el asesinato ocurrido a mediados de septiembre en la Ruta 9, a la altura de Río Tala. 

Si bien en la última semana se sumó a la causa un testimonio aportado por la Defensoría Oficial en el que se acusa a otras personas residentes en Río Tala como los supuestos asesinos, no pudieron sumarse otros elementos que marcaran un cambio en la investigación. 

"En estos últimos días se presentó el testimonio de una menor habilitada por la Ley para declarar, que introduce una línea investigativa mencionando a tres personas. Hice los allanamientos y me dieron negativo" expresó Viviani. En los procedimientos, se buscaba un arma supuestamente utilizada para el asalto.  

"Tengo este testimonio que introdujo la defensa de los imputados, y en donde se menciona a otras personas. Pero yo cité a los otros testigos que refrendarían el testimonio de la joven y no se presentaron" confirmó la Fiscala. 

Ayer, durante la audiencia de prisión preventiva, solicitó, con los elementos recabados hasta el momento, la prisión preventiva de Rodríguez y Franco. El Juez de Garantías tiene ahora cinco días para resolver ante las posiciones contrapuestas de la Defensoría y el Ministerio Público Fiscal. 

"Faltaría el cotejo de ADN y el dermotest. Cuando se levantaron las huellas del camión hay una sola levantada, que no arrojó resultado positivo" . 


El hecho

Viviani relató lo sucedido esa mañana sobre la autovía nacional: "Néstor David Insaurralde se dirigía a Córdoba y a la altura de Río Tala detiene el camión. Se ve que se tiró a la banquina a descansar. En un momento es abordado por tres personas, según se ve en el video de cámaras de seguridad. Abran la caja del camión, se suben al mismo y en el momento empiezan a rondar el vehículo. En ese momento en donde no quiere abrir el camión, le disparan. Él prende el camión y la marcha es a muy baja velocidad, y queda en diagonal, a unos cincuenta metros en el carril central de la autopista".

Las almohadas que se llevaron los ladrones hasta el momento no fueron hallados en los allanamientos y rastrillajes posteriores. 

"Hubo un secuestro de un arma, pero con la pericia balística y una ampliación, el taco que se le extrae corresponde a un calibre 32, y se puede llegar a disparar con un pistolón, una escopeta o una tumbera. El arma que se secuestró es de fabricación casera, calibre 24, pero aún no está descartada totalmente y se espera el resultado de los últimos informes" precisó.