Max Higgins: "Si liberan mi dinero, el peso flotará" (Video)


A 13 años de su irrupción como el millonario que iba a construir un parque Disney en San Pedro, Max Higgins sigue viviendo en la indigencia,  pide que le devuelvan 2 mil millones de dólares y opina sobre Trump y la economía argentina. 

El empresario fue entrevistado por el youtuber Magnus Mefisto (1 millón de seguidores) en una nota en la que se define como "el Kennedy negro". 

Tal es así, que le pide a los argentinos en Nueva York que hagan presión para que liberen sus fondos. "Si mi dinero es liberado, el peso flotará y volverá el uno a uno", sostiene. 


Cuento de hadas

El 18 de Octubre de 2007, días antes de las elecciones de ese año, el jamaiquino Max Higgins anunció a los medios de prensa sampedrinos una inversión de mil millones de dólares en la construcción de un parque temático denominado "Walt Disney Mundo", además de un complejo de dos hoteles, un casino, un centro de convenciones y un local bailable.

El proyecto, planteado como el más importante en la historia de la zona, iba a desarrollarse en un predio de poco más de 160 hectáreas delimitadas por el camino a Vuelta de Obligado y el riacho San Pedro.

El jamaiquino dijo que la base arquitectónica sería el Disney de Orlando, y que tendría como punto neurálgico un gigantezco centro de convenciones cubierto.

Con distintas características, el parque tendría cuatro sectores identificados con el agua, la tierra, el fuego y el aire, incluyendo un embarcadero de yates y un helipuerto.


El inversor consideró que el lugar podría combinar lo mejor de los parques Disney del mundo con aspectos más cercanos a Sillicon Valley, el parque tecnológico más importante del planeta, situado en California.

El emprendimiento estaría funcionando, siempre de acuerdo a lo informado en la conferencia de prensa, en el lapso de dos años.

Puesta en escena para una burbuja inmobiliaria o delirio amparado en el lavado de dinero, lo cierto es que la mentira comenzó a desarticularse en pocas horas.  Cinco días después, The Walt Disney Company emitió un comunicado en el que comunicó "que no tiene relación alguna con el mencionado proyecto, y que la difusión infundada de esta noticia no hace más que confundir al público, al asociar de forma ilegal y no autorizada el mencionado emprendimiento con la marca Disney”.


Higgins 

Sir Emile Max Million Saint Patrick Higgins (Max Higgins) presentaba como Presidente de la "Higgins Warner Corporation", un grupo de compañías que incluye a World Football Idol, Higgins Warner Pictures Corporation, Higgins Warner Records, Higgins Warner Music Publishing (BMI) USA, Max Higgins International, Higgins Warner Distribution y Higgins Warner Elite Modeling Agency.

En nuestro país, su nombre se hizo conocido gracias a la organización del concurso "Idolo Mundial de Fútbol", cuyas finales se disputaron en el Estadio Mundialista de Mar del Plata, con la conducción de Sergio Goicochea, la presencia de Diego Maradona y la actuación de Durán Durán. 

Meses más tarde, luego de presentar un fideicomiso, aparecería preso en Dubai, en el inicio de una caída en la que protagonizaría un escandaloso divorcio. 

A inicios de 2008, Higgins desapareció de la Argentina. Entonces se supo que había dejado un tendal de deudas, que había estado preso en Gran Bretaña, Dubai y Estados Unidos, y tenía pedido de captura en Jamaica.

También se descubrió que utilizaba la estafa que usó el mismo método del financista estadounidense Bernie Maddoff: pedía dinero prestado prometiendo un interés del 10%, que pagaría al poco tiempo, mientras se quedaba con el capital inicial, y luego utilizaba esa suma para pagarle a la gente que le había prestado antes.

“Max nos vendió a todos un buzón”, aseguraba su ex esposa, la argentina Sandra Noemí Zapata, poco después de la fuga del jamaiquino. En febrero de 2008 la mujer contó que lo había denunciado por haber intentado golpearla durante su embarazo. Además, reveló que antes de presentarse como “el rey del entretenimiento”, el supuesto empresario, con el que se había casado en 2006, vivía de fiado en una pensión de San Telmo.

Su última vez en San Pedro fue en 2010, entrevistándose con autoridades municipales y anunciando que había conseguido el dinero para la inversión. Tres años más tarde prescribió la causa que le había iniciado Walt Disney por usurpación de marca y en simultáneo fue descubierto en la zona del Aeroparque Jorge Newbery, con visibles signos de alteración mental y en estado de indigencia. 

Siete años más tarde, continúa en las mismas condiciones, aunque desde su lugar se permite analizar la política internacional y la economía argentina, mientras pide porque le restituyan lo que él todavía cree que es suyo.