Renunció Patricio Serjal como jefe de los fiscales de Rosario, tras las graves acusaciones

El jefe de fiscales de Rosario, el sampedrino Patricio Serjal, presentó su renuncia al cargo ya que es investigado por sus presuntas conexiones con bandas delictivas vinculadas al juego clandestino y a "Los Monos", informaron hoy fuentes judiciales
En tanto, otro fiscal de la ciudad, Gustavo Ponce Asahad, que también está sujeto a la misma pesquisa, fue suspendido de sus funciones, añadieron los voceros.

Serjal presentó ayer su renuncia al cargo de jefe regional mediante una carta que elevó al fiscal general de Santa Fe, Jorge Baclini, y ahora será el gobernador provincial, Omar Perotti, quien decida si la acepta o la rechaza, explicaron a Télam voceros del Ministerio Público Fiscal de Rosario (MPF).
Asimismo, a través de un comunicado, la Asociación de Fiscales y Funcionarios del MPA solicitó que Serjal "no solo renuncie al cargo de jefe sino también al de fiscal de grado"
Serjal está bajo investigación por haber supuestamente entregado información sensible a cambio de dinero a bandas delictivas.
"Las conductas asumidas por el Fiscal Regional de la 2da. Circunscripción no tienen correspondencia con el deber de transparencia del MPA, ni con las prohibiciones y deberes que pesan sobre quienes detentan un cargo de Fiscal", indica el comunicado de la asociación.
La situación de Serjal, quien asumió el cargo de jefe de fiscales en abril de 2017 hasta el 2023, será analizada por la Comisión Bicameral de Acuerdos de la Legislatura de Santa Fe mañana, mientras que se aguarda un pronunciamiento en cuanto a su situación administrativa.
Por su parte, el otro fiscal investigado, Ponce Asahad, fue suspendido en sus funciones tras un allanamiento realizado en su domicilio el último viernes.
El funcionario será sometido a una audiencia imputativa el martes próximo, en un horario aún a confirmar, adelantaron a Télam voceros judiciales.
La denuncia contra Ponce Asahad involucra también a uno de sus secretarios y empleado judicial, Nelson Ugolini, y según adelantaron los voceros ambos podrían ser imputados por "exacciones ilegales e incumplimiento de deberes de funcionario público".
Según ventiló en conferencia de prensa el fiscal general de Santa Fe, Baclini, Serjal y Ponce Asahad son investigados por cobrar dinero a personas acusadas de cometer delitos a cambio de filtrar información de las causas o no investigarlos.
Las sospechas surgieron durante una causa por juego ilegal y extorsiones, en el marco de la cual un empresario imputado arrepentido reveló que "entregaba entre cuatro y cinco mil dólares mensuales a los funcionarios judiciales investigados desde hace un año, denuncia que fue corroborada por evidencia objetiva", aseguró Baclini.
El empresario fue identificado por las fuentes judiciales como Leonardo Peiti, dueño de salas de juego legales en las provincias de Formosa y Misiones y en Paraguay, pero también acusado de participar del negocio ilícito del juego clandestino.
La semana pasada Peiti fue imputado por extorsiones y juego ilícito como parte de una banda cuyo jefe, Maximiliano "Cachete" Díaz, es un lugarteniente del jefe de la organización criminal "Los Monos".

(Información de Agencia Telam)