Romero sigue en San Nicolás y será indagado este lunes

Imágenes Pablo Martínez - La Radio 92.3
Roberto Ramón Romero, detenido anoche por el femicidio de su pareja, María Esperanza Fernández, permanece alojado en San Nicolás, a la espera de ser indagado por la Justicia este lunes. 
Romero, de 46 años, mató a su pareja a martillazos en la cabeza mientras dormía, hace exactamente una semana. Desde ese momento, permaneció prófugo, escondiéndose en campos y taperas de la zona. 

El sábado, en las últimas horas de la tarde, fue apresado por la Policía tras un llamado telefónico al 911. La captura se produjo en la vivienda de un familiar del imputado ubicada en Cruz Roja y Dávila.
Fuentes de la investigación confirmaron que un tío de Romero fue quien dio aviso a la Policía de la llegada del acusado a la propiedad. Una comisión policial encabezada por el Comisario Juan Ramón Catalano llegó hasta el lugar para concretar la detención. En una ambulancia fue trasladado al Hospital, en donde constataron que presentaba avanzados signos de deshidratación. Tras compensarlo, fue derivado a San Nicolás, en donde aguarda por la evolución de las dos causas en su contra, por femicidio triplemente agravado y abuso sexual. 
Romero tenía pedido de captura nacional e internacional por el femicidio de Fernández, cuyo cuerpo golpeado fue encontrado envuelto en una frazada en su casa de San Pedro el pasado domingo.
Asimismo, el miércoles pasado fue denunciado por abuso sexual por la hija mayor de la víctima, por lo que se inició una causa paralela.
A partir de esa denuncia, la pesquisa por el femicidio se orientó hacia una venganza cometida por el atacante contra la hija mayor de su pareja, de quien se sospecha que abusaba sexualmente desde que era una niña. 
De la denuncia se desprende que la hija mayor de Fernández -una joven de 23 años que no vivía con ella- comenzó a sufrir abusos por parte de Romero a los 10 años y que esa situación continuó hasta la actualidad.
Si bien inicialmente los pesquisas pensaron que la joven podía estar vinculada al ataque de su madre, ya que el acusado envió un audio a familiares en que le atribuía el crimen y además aseguraba tener una relación sentimental consentida con ella, esa circunstancia quedó descartada cuando se profundizaron algunas líneas de investigación y se recibió la denuncia de la joven.
Durante la semana se habían llevado a cabo rastrillajes en distintas zonas de San Pedro con perros adiestrados en detectar rastros odoríferos para localizar al prófugo y a pedido de la Justicia el Ministerio de Seguridad bonaerense difundió fotografías del acusado y pidió colaboración de la ciudadanía para encontrarlo.
El femicidio de Fernández fue descubierto el domingo en la casa situada en la calle San Lorenzo al 3000, donde convivía desde hacía 15 años con el sospechoso, por una de sus hijas, de 18 años
La joven halló el cadáver envuelto en una frazada y con visibles golpes en la cabeza aplicados con un elemento contundente compatible con el martillo ensangrentado hallado en la escena.
La autopsia determinó que la víctima presentaba ocho golpes en el cráneo, con politraumatismos y hemorragia interna, como causa de la muerte y, según la data de muerte, el crimen se cometió entre la noche del sábado y la mañana del domingo.
También cerca del cuerpo se encontró una nota aparentemente escrita por el sospechoso, que da cuenta del vínculo que mantenía con la mayor de las hijas de su pareja.