OSECAC advierte que el sistema solidario de salud está en peligro

La Obra Social de los Empleados de Comercio (OSECAC), una de las más grandes del país,  informó hoy que el sistema de salud solidario, tal como está establecido, “corre peligro”, y resaltó que es necesario “el diálogo, la concertación y el acuerdo respecto de la financiación del sistema de salud, para asegurar su continuidad y permanencia”.

Para explicar la situación, la obra social afirmó mediante un comunicado que cuenta “con más de 2 millones de afiliados, que no solo provienen de la rama mercantil, sino también monotributistas y jubilados (representan casi el 40% del total de los beneficiarios), que por el Decreto 504/98, sin haber aportado nunca en la actividad, tienen la posibilidad de optar y derivar sus aportes a OSECAC”.
La diferencia está, según detalla la obra social, que los afiliados directos hacen un aporte mínimo mensual de $1330, mientras que los monotributistas sólo $620 y los jubilados, $192, y que de esta manera, los empleados de comercio terminan subsidiando a aquellos que con un monto mínimo acceden al sistema de salud.
Por otra parte, la institución mencionó “el impacto de que la realidad económica tiene sobre el sistema de salud: el costo de los medicamentos aumentó un 130%; los insumos y la aparatología se adquieren en dólares y los aportes en pesos; y las prestaciones de Alta Complejidad se siguen realizando, pero los fondos de la Superintendencia de Servicios de Salud se reciben con demoras superiores a un año, a valor nominal y sin adecuación inflacionaria ni intereses, lo que obliga a la obra social a solicitar créditos en bancos del estado con tasas superiores al 70%, convirtiéndose así, en financiadores del sistema”.
También aseguró que “el Estado Nacional prometió el reintegro del fondo solidario de redistribución de las obras sociales, cosa que hasta el momento nunca ocurrió”, y por ello exige “la implementación de las medidas necesarias que posibiliten el pago de la deuda existente y la revisión del aporte de salud de jubilados y monotributistas”.
Sostuvo que “el Sistema Solidario de Salud se encuentra en grave riesgo y con ella las 516.360 consultas médicas, 12.480 cirugías y 1.200 partos mensuales, la atención de más de 15.000 paciente con capacidades diferentes, 6.000 enfermos de HIV, 27.000 diabéticos, entre tantos otros”. Y finalizó aseverando que “la salud de los trabajadores no es una variable de ajuste negociable”.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
cris.quedo bien con todos, cuando ideo los monotributistas y ahora ninguna obra social los puede bancar.
Anónimo ha dicho que…
Las obras sociales hacen su negocio. Y algunas, como IOMA, son, históricamente, fuentes de corrupción. Los afiliados (compulsivos) de esta obra hacen aportes como si fuese una obra social de primera línea, pero las prestaciones son cada vez menos. Para recibir atención más o menos aceptable, el paciente debe movilizarse; ir a otras ciudades donde el sistema funciona "vaya a saber porqué" , pero funciona; hay prestación en todas las especialidades.