Denunció 25 veces a su vecino, y le volvió a robar

Silvina Seery, una mujer que reside con su familia en Manuel Iglesias al 1600, se presentó esta mañana en Fiscalía, reclamando respuestas luego de sufrir un nuevo hecho delictivo en las últimas horas.
Según expresó, en declaraciones a La Radio 92.3 y Somos Noticias, presentó 25 denuncias por diferentes situaciones de las que responsabiliza a un vecino, al que identificó claramente.
Los episodios más graves están ligados a exhibiciones obscenas y amenazas de abuso contra su pequeña hija, que se repitieron a lo largo del tiempo. Pero también a un hostigamiento que incluyó daños en la propiedad, asaltos y situaciones de violencia.
Ayer sufrió un nuevo robo, y decidió reclamar ante la Fiscalía y los medios de comunicación. Tomó intervención en el hecho la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, a través de la delegación que conduce el abogado Diego Solanas.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Un campesino se presenta frente a este guardián, y solicita que le permita entrar en la Ley. Pero el guardián contesta que por ahora no puede dejarlo entrar. El hombre reflexiona y pregunta si más tarde lo dejarán entrar.
-Tal vez -dice el centinela- pero no por ahora.
La puerta que da a la Ley está abierta, como de costumbre; cuando el guardián se hace a un lado, el hombre se inclina para espiar. El guardián lo ve, se sonríe y le dice:
-Si tu deseo es tan grande haz la prueba de entrar a pesar de mi prohibición. Pero recuerda que soy poderoso. Y sólo soy el último de los guardianes. Entre salón y salón también hay guardianes, cada uno más poderoso que el otro. Ya el tercer guardián es tan terrible que no puedo mirarlo siquiera.
El campesino no había previsto estas dificultades; la Ley debería ser siempre accesible para todos, piensa, pero al fijarse en el guardián, con su abrigo de pieles, su nariz grande y aguileña, su barba negra de tártaro, rala y negra, decide que le conviene más esperar. El guardián le da un escabel y le permite sentarse a un costado de la puerta.
Allí espera días y años. Intenta infinitas veces entrar y fatiga al guardián con sus súplicas. Con frecuencia el guardián conversa brevemente con él, le hace preguntas sobre su país y sobre muchas otras cosas; pero son preguntas indiferentes, como las de los grandes señores, y, finalmente siempre le repite que no puede dejarlo entrar. El hombre, que se ha provisto de muchas cosas para el viaje, sacrifica todo, por valioso que sea, para sobornar al guardián. Este acepta todo, en efecto, pero le dice:
-Lo acepto para que no creas que has omitido ningún esfuerzo.
Durante esos largos años, el hombre observa casi continuamente al guardián: se olvida de los otros y le parece que éste es el único obstáculo que lo separa de la Ley. Maldice su mala suerte, durante los primeros años audazmente y en voz alta; más tarde, a medida que envejece, sólo murmura para sí. Retorna a la infancia, y como en su cuidadosa y larga contemplación del guardián ha llegado a conocer hasta las pulgas de su cuello de piel, también suplica a las pulgas que lo ayuden y convenzan al guardián. Finalmente, su vista se debilita, y ya no sabe si realmente hay menos luz, o si sólo lo engañan sus ojos. Pero en medio de la oscuridad distingue un resplandor, que surge inextinguible de la puerta de la Ley. Ya le queda poco tiempo de vida. Antes de morir, todas las experiencias de esos largos años se confunden en su mente en una sola pregunta, que hasta ahora no ha formulado. Hace señas al guardián para que se acerque, ya que el rigor de la muerte comienza a endurecer su cuerpo. El guardián se ve obligado a agacharse mucho para hablar con él, porque la disparidad de estaturas entre ambos ha aumentado bastante con el tiempo, para desmedro del campesino.
-¿Qué quieres saber ahora? -pregunta el guardián-. Eres insaciable.
-Todos se esfuerzan por llegar a la Ley -dice el hombre-; ¿cómo es posible entonces que durante tantos años nadie más que yo pretendiera entrar?
El guardián comprende que el hombre está por morir, y para que sus desfallecientes sentidos perciban sus palabras, le dice junto al oído con voz atronadora:
-Nadie podía pretenderlo porque esta entrada era solamente para ti. Ahora voy a cerrarla
Franz KaFka

Posdata: Sra. hable con el guardia, quizá haya otra puerta.


Anónimo ha dicho que…
fiscales inservibles,bien inservibles.
Anónimo ha dicho que…
Es hermoso todo lo que estamos logrando junto, el mejor equipo de lo últimos 50 años con un país mas unido y con menos violencia, un país con mas trabajo y menos robos, un país con mas transparencia y menos fraude, un país con mas educación y menos ignorancia.
No nos olvidemos que este es el verdadero CAMBIO.
Estamos ordenando lo que heredamos por eso tenemos que ir al FMI
Si se puede... si se puede...
En todo estas vos!!!!
No vas a perder nada de lo que ya tenías!!!!
No te vamos a dejar solo!!!!
Gracias Mauuuu y Mariuuuu son lo mas!!!!
VAMOSSSS CON EL CAMBIOOOO!!!!
POLICIA VIEJO ha dicho que…
.justicia muy lenta , por lo que veo hizo denuncias y ??? quien ejecuta la orden judicial LA JUSTICIA-No la POLICIA, es hora de poner las cosas en claro.Jejen de cargar las tintas contra la policia , esta es auxiliar de la justicia mas no puede hacer.
Cristina ha dicho que…
22:33 Te recuerdo que estamos en una República con división de Poderes .Entiendo que esta situación es injerencia del Poder Judicial .