Dos nuevas usurpaciones en pocas horas

Otros dos predios privados fueron usurpados durante la tarde del jueves en el radio urbano de la ciudad de San Pedro.
Las ocupaciones se produjeron en Dávila y Cruz Roja y Alvarado y Benefactoras Sampedrinas.

Al igual que en los otros tres casos registrados esta semana, quienes se asentaron en esos terrenos justifican su actitud en que los mismos "están llenos de yuyos" y que se corre riesgo ante los proliferación de ratones y otras alimañas.

El procedimiento es similar en todos los casos: una suerte de precario "loteo" con hilos o alambres, y la instalación de carpas o palos con plásticos para "marcar territorio".
Hasta el momento, la Justicia inició actuaciones en los casos en los que los propietarios iniciaron denuncias y presentaron la documentación acreditante, aunque no se dispusieron desalojos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La Fiscalía debe proceder de oficio. No hacer cumplir la Ley equivaldría a complicidad con los delincuentes.
Anónimo ha dicho que…
Que casualidad
Anónimo ha dicho que…
Tienen todos los datos, si deben y de quién son, porque la justicia y el municipio no investiga?
Anónimo ha dicho que…
las usurpaciones van a seguir, como también van a seguir los robos, los arrebatos, los ataques a la autoridad. Es muy sencillo de saber porqué van a seguir sucediendo estos episodios; simplemente porque a nadie le interesa absolutamente nada de lo que padece el ciudadano sin privilegios en el día a día. Las promesas del cambio fueron una burla para todos. Se ríen de la gente.
Anónimo ha dicho que…
A no quejarse ahora. Lo votaron (yo también); y bueno, esto tiene alguna vinculación con la ley de extinción de dominio. Se tolera que estos delincuente no saquen nuestras propiedades; de alguna manera están avalando que lo que hacen está bien. Ergo, se extingue nuestro dominio por obra de los delincuentes bajo la connivencia de las instituciones del estado. Este es el verdadero cambio.
Carlos ha dicho que…
san pedro ya es una ciudad desbastada, arruinada, en manos de ladrones, usurpadores. Todo un gran villerio mugriento y decadente.