Robaron una yegua, un potrillo y un perro de un campo

Delincuentes ingresaron durante el fin de semana a un campo ubicado en la zona del paraje Tablas.
Tras cortar un alambrado perimetral, entraron al predio y se llevaron animales.
El damnificado, un hombre de 50 años, denunció que se llevaron una yegua, un potrillo y un perro de raza.

Tomó intervención la Patrulla Rural de San Pedro. La investigación está a cargo de la Fiscalía en turno.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
vamoooossss con el CAMBIO
Anónimo ha dicho que…
en tala hubo asaltos, Polleria Amartino y Capetillo fueron visitados por cacos
Anónimo ha dicho que…
Estamos todos un poco locos o es una sensación. Tanto lío, tanta ambición. Si nos vamos desnudos como vinimos
Anónimo ha dicho que…
La Policía Bonaerense detuvo al autor material del crimen de Lourdes Espíndola
Se trata de Jorge Pablo Di Blasi, de 37 años.
Cayó en Ituzaingó y tenía antecedentes: en noviembre de 2017 había sido detenido por portación ilegal de arma de guerra.
ADALBERTO RUBEN LEON ha dicho que…
dos muertes un fin de semana, Un silencio total en los politicos con cargos, no les interesa nada la vida de UN POLICIA , señor Stringhini, seria bueno hacer un programa o parte del mismo convocando a autoridades Policiales mas en retiro que en actividad pues sabemos las consecuencias para los ultimos. Alguien debe escuchar no le parece?
Anónimo ha dicho que…
Ningún Diputado o Senador de esta zona hizo comentario alguno respecto a las Policías asesinadas en las últimas horas; tampoco ninguna organización de los derechos humanos u otras entidades que habitualmente se auto-convocan por estupideces. Se ha naturalizado la muerte de un Policía; a nadie le importa absolutamente nada. Todos los derechos y garantías están para el delincuente, no para el Policía. Ni siquiera obra social tiene, porque le imponen una obra social que no le da prestaciones. Pero ningún político dice algo al respecto. Los sueldos son paupérrimos y sin embargo no hacen paro y no tienen sindicato que defienda sus derechos. Ni hablar del sistema judicial que es una máquina de derribar - sin solución de continuidad-, el trabajo diario que hace el Policía. Asesinos con permisos especiales o ante la duda en libertad; menores, entregados a sus padres hayan hecho el pero de los crímenes.
Anónimo ha dicho que…
El gran problema está en el ámbito judicial. Los criminales no van a la cárcel, entran y salen, algunos el mismo día que cometen el delito. El Policía, ante la menor sospecha por un procedimiento operativo que no convence plenamente o simplemente por la denuncia de alguien, sin que se haya probado el reproche que se le hace, tiene grandes problemas de toda índole. Para el Policía no hay derechos ni garantía, ni siquiera una obra social digna para hacerse atender en ciertas zonas. Un disparate absoluto. Está solo; su compañera es la muerte. Las autoridades políticas no han presentado proyecto alguno; los Derechos humanos, tampoco. Hoy y quizá mañana se hable un poco sobre el crimen de estas dos mujeres Policías, pero enseguida se olvida. Una noticia tapa la otra, y además, la sangre de un Policía seca rápidamente; a nadie le interesa. Acá en nuestro pueblo tenemos prueba de ello con la muerte de un integrante de nuestra sociedad. Lamentablemente todo sigue igual. No hubo cambio alguno.