Doble homicida buscado tras golpear y amenazar a su ex pareja

Un hombre de 36 años, prófugo de la Justicia, es intensamente buscado por la policía luego de que reapareciera, tras varios años, para golpear y amenazar a su ex pareja. 
Se trata de Rubén Rosendo Bedetti, de 36 años, alias “El Gaucho”, imputado por el asesinato por la espalda de Cristian Alé, en el año 2015, en el barrio La Tosquera. 

Poco antes de ese hecho, había salido de la cárcel tras cumplir gran parte de la condena por otro homicidio, el de Juán Cáceres, a quien también disparó por la espalda durante un asalto. 
En la madrugada de ayer, Bedetti se hizo presente en la casa de su ex pareja, oriunda de la localidad de Río Tala. Tras golpearla brutalmente, amenazó con matarla. 
La Fiscalía y la DDI pidieron ayuda a la comunidad para encontrar a Bedetti, ante la inminente posibilidad, en base a sus antecedentes, de que cumpla con sus amenazas. 
Cualquier información que pueda aportar la ciudadanía para dar con el paradero del prófugo, y evitar un femicidio, debe comunicarse al servicio de emergencias 911 o al a sede de la UFI 11, a cargo de la Dra. Viviana Ramos, en Saavedra 247. Como otro medio posible de comunicación, se aportó la dirección de correo electrónico ddisanpedro@gmail.com

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Para qué tanto despliegue si después lo volveran a liberar.
Anónimo ha dicho que…
Coincido plenamente, absolutamente con el comentario anterior. Es vergonzoso que el sistema judicial esté pidiendo colaboración para aprehender a este criminal, cuando el propio sistema lo ha dejado en libertad sin que el criminal haya purgado la condena. Es subestimar al ciudadano. No tiene sentido lo que a veces se hace. Lo mismo ocurre con los menores: se los detiene, y hayan cometido el hecho más atroz, se les hace entrega a sus padres, cuando todos saben (esencialmente la justicia y la policía), que ese hogar ha sido la fuente en la cual el precoz delincuente abrevó los ejemplos que lo llevaron a delinquir. Es inadmisible ver las medidas retrógradas que a diario se toman con respecto a esta problemática tan sensible en estos tiempos para la ciudadanía. Sigo esperando el cambio prometido. EL OBSERVADOR