Branto Ayala tenía condena hasta 2027 y no volvió de una salida transitoria

El peligroso delincuente Roberto Gerardo Branto Ayala, detenido ayer por el asalto a un distribuidor y el asesinato del policía Nelson Lillo, era buscado incluso antes de que participara del tiroteo del jueves pasado. 
Sus frondosos antecedentes judiciales fueron fraguados en hechos delictivos perpetrados en distintos puntos del país, como partícipe de las bandas del Gordo Valor, La Garza Sosa, el “Ruso” Lorhman y los “12 apóstoles”. 

Pese a las condenas sucesivas, y en algunos casos acumuladas, por tres secuestros, al menos tres robos a bancos y otros delitos graves, había recibido beneficios que permitieron que escapara de la Justicia. 
El periodista Ignacio González Prietto publicó en su cuenta de Twitter que Branto Ayala había sido condenado a 28 años y 6 meses de prisión, que venían en 2027. Estaba a disposición del Juzgado de Ejecución Penal Nº1 de San Isidro. 
Sin embargo, con todos sus antecedentes a cuestas, tenía salidas permitidas. Luego de la última transitoria de la Cárcel de Ezeiza, el 17 de octubre de 2017, no se reintegró.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
PERO ENTONCES LA CULPA NO ES DEL CHANCHO, SINO DE QUIEN LE DA DE COMER. COMO PUEDE TENER SALIDAS TRANSITORIAS UN ASESINO AL QUE LE FALTAN CUMPLIR 10 AÑOS DE CONDENA? BRANTO HIZO LO ÚNICO QUE SABE HACER, QUE ES MATAR. EL JUEZ QUE LO EXCARCELÓ ES EL PRINCIPAL RESPONSABLE POR LA MUERTE DE ESTE POLICÍA.
Anónimo ha dicho que…
Y el que lo dejó suelto a Branto ni siquiera paga impuesto a las ganancias. Así, qué fácil. Después dicen que la ley es igual para todos
susana ha dicho que…
Merecen un aplauso la policía ,encontrar a este mafioso y delincuente ,que componía la banda de los peores atracos a bancos y comercios...Un tiro y listo,otra cosa no merece,basta de mantenerlos en la cárcel con nuestros impuestos.......
Anónimo ha dicho que…
Bueno, pareciera que ahora lo sabemos de manera oficial, pero en realidd es lo que sucede en la cotidianidad. Hay cientos de delincuentes (y muy peligrosos) que circulan en la calle "legalmente", toda vez que es la propia justicia la que les otorga ese permiso o libertad. El ciudadano, hay que reconocerlo, está absolutamente desprotegido. Quien tiene todas las garantía para hacer lo que quiera es el criminal. Hay que reconocer que estamos en las manos de Dios, inermes por donde se nos mire. A nuestros legisladores no se les cae una sóla ida que pueda contribuir a este problema que realmente es gravísimo y se está llevando vidas todos los días. Por favor, no nos olvidemos de este uniformado que dio su vida para defender los derechos y el patrimonio de sus semejantes.
Anónimo ha dicho que…
Y AHORA QUIEN SE HACE CARGO DE ESTO??
Anónimo ha dicho que…
felicitaciones al personal de la prefectuta local que fueron ellos q lo detuvieron,
Anónimo ha dicho que…
GRACIAS ZAFFARONI !!!!!