Motochorros asaltaron a dos adolescentes y robaron un celular

Dos jóvenes de 16 y 17 años fueron asaltadas por motochorros en 11 de Septiembre y Balcarce, esta madrugada. 
Las adolescentes caminaban cuando fueron interceptadas por dos sujetos que circulaban en una motocicleta. 

Uno de ellos robó el celular a una de las víctimas, antes de que éstas pudieran escapar corriendo, perdiéndolos de vista.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me pregunto ¿qué hacen dos adolescentes de 16 y 17 años caminando por las calles durante la madrugada?. Inmediatamente surge otra pregunta: ¿qué hacen los adultos bajo cuyo cuidado están estas dos adolescentes? Dejo aclarado que lo ideal sería que todos camináramos por donde se nos diera la gana durante las veinticuatro horas del día, sin que importe sexo, edad, ni estado civil. Eso sería lo ideal pero la cruel realidad indica que no podemos circular con seguridad por ningún lado y que no podemos sentirnos protegidos, ni siquiera en el interior de nuestros propios domicilios, ya sea de mañana, de tarde o de noche. Dicho esto vuelvo a las preguntas del principio, para las cuales no tengo respuesta. Cuando hay una situación de emergencia, y hoy la seguridad está en emergencia, tenemos que adecuar nuestros comportamientos a esa situación crítica para proteger nuestras vidas y nuestros bienes. Al menos así lo estaría indicando el sentido común más elemental.
Anónimo ha dicho que…
En San Pedro se viven dos realidades muy distintas, mientras que la zona centrica parece una ciudad sitiada por la cantidad de policias, moviles, inspectores paseando y tocando la sirena por cualquier cosa como haciendose notar que trabajan el resto de la ciudad esta en manos de los motochorros y los energumenos en sus motos-basuras-chinas.
Anónimo ha dicho que…
Coincido plenamente con los dos comentarios. Y sí, con respecto a lo referido por 8:20, es muy cierto. Y este comportamiento de los uniformados es así porque realmente no hay una planificación en matgeria de seguridad. Se improvisa; se corre detrás de los hechos. En una palabra se va emparchando. Y la "saturación" de uniformados y demás recursos es una respuesta efectista, no efectiva. En los barrios es absolutamente inexistente el control en materia de seguridad. Muy de vez en cuando se ve algún patrullero que hace su pasada.