1.3.17

Murió Jordán Cucit, ex concejal y Comodoro del Náutico

El ex concejal y dirigente institucional Jordán Cucit falleció ayer, a los 89 años. Cucit fue un referente del socialismo local durante décadas. 
En 2001, en representación del Partido Socialista Auténtico, llegó a una banca en el Concejo Deliberante, en el que desarrolló su tarea hasta 2005. 

También formó parte de diferentes comisiones del Club Náutico San Pedro, entidad que presidió como Comodoro entre 1956 y 1958. 
 En el año 2008, la institución costera reconoció su trabajo bautizando con su nombre la lancha de servicio.
El Club Náutico San Pedro emitió un comunicado en el que comparte "con todos sus socios y la comunidad, el hondo pesar" y destaca "por su amor incondicional a nuestra institución, por su dedicación como directivo durante años y especialmente por su permanente rescate de la historia más profunda y genuina del club, su legado será recordado por siempre". 
La institución "celeste" recordó "la recopilación histórica durante décadas, la valorización que en sus notas efectuó de tantos socios, co directivos y deportistas contemporáneos, y una manera única de relatar las vivencias de las generaciones "celestes" lo han hecho merecedor de reconocimientos en los últimos años que le permitieron recibir auténticos homenajes en vida". 
Además de acompañar "a su familia y allegados" reiteró que "Jordan ha sido uno de los vecinos sampedrinos que más intensamente ha sentido a lo largo de toda su vida el orgullo de ser parte del Club Náutico San Pedro". 
Los restos de Jordán Cucit son velados en las salas de COOPSER y su sepelio será esta tarde a las 17 en el Cementerio de San Pedro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

También tenemos que recordar que Jordán fue el pilar sobre el que se apoyaron las sucesivas comisiones de ACTUR para organizar y optimizar su tarea. Él a las seis de la mañana tranqueaba el balneario para organizar las tareas. Él llevaba los estados administrativos y contables de la institución. Desarrollo sin descanso, ni feriados esta tarea ad honorem (a dolores, según otros miembros de la Comisión) hasta su renuncia al incorporarse al HCD. Como concejal donó, mes a mes, buena parte de su dieta a numerosas instituciones; dinero que no le sobraba, pero que consideraba más útil allí donde lo Él destinaba. Para los que compartimos tareas, fue un ejemplo de coherencia e integridad con sus convicciones, un maestro. No solo lo extrañaremos, nos va a faltar. A.J.F.

Anónimo dijo...

Una gran Persona, QEPD