Un trabajador municipal dañó un móvil de Inspección con un caño

Un grave episodio ocurrido en el corralón municipal derivó en una denuncia formulada en la Comisaría local. 
Al mismo tiempo, el Secretario de Seguridad, Eduardo Rolleri, inició un expediente administrativo.
Según trascendió, un empleado dañó intencionalmente uno de los nuevos móviles de la Dirección de Tránsito. 

Si bien hay detalles que todavía se están investigando, luego de increpar a quienes circulaban en el vehículo (agentes del área), el  trabajador golpeó a trompadas, y luego rayó con un caño de hierro la carrocería de la unidad, provocando daños. 
Aunque distintas versiones sobre los motivos del enojo, hasta el momento no hay información oficial sobre el hecho.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
ha bueno !!!! "el mejor equipo de los ultimos 50 años"
Anónimo ha dicho que…
A este nabo hay que despedirlo o que pague el arreglo del vehículo, sino lo mismo de de siempre, pagamos los boludos con los impuesto, no cuidan nada, parasitos.
Anónimo ha dicho que…
Hay que hacerle sumario y echarlo
pedro ha dicho que…
estos son asi...seran los nuevos de salazar...que lñe hagan sumario y que lo pague y lo manden a limpiar zanjas
Anónimo ha dicho que…
Echarlos al igual que los nuevos puestos municipales de trabajo.si cada morocho que es intendente pone 240 nuevos enpledados en 3 mandatos mas tenemos 2000 enpleados maso que verguenza
Anónimo ha dicho que…
que actitud tomará el gremio?
Anónimo ha dicho que…
En un país serio, la conducta de esta persona se agrava por su condición de empleado público o haber dañado un bien del estado municipal; cualesquiera de los dos factores. En realidad, el delito que cometió es un "simple daño" y digo simple, porque nuestra sociedad está acostumbrada: pintadas en las paredes, rayones en los autores, roturas de la señalización pública; roturas de luminarias; pedradas a los móviles policiales, etc., y nunca se hace nada, o, para ser más justo, la justicia nunca aplicó pena alguna; simplemente, y en algunos casos, se cumplió con el trámite, es decir, burocracia absoluta. Aquí, a este señor le cabe un sumario penal y otro de orden administrativo, en este último tiene que actuarse con total severidad, más allá de las especulaciones que seguramente se van a manejar atinentes a los sindicatros, gremios y demás. Actuar de otra manera es seguir en el terreno permisivo y naturalizar lo que realmente conspira con la sana convivencia. EL OBSERVADOR.