17.11.16

Comunicado de directivos de escuelas secundarias ante hechos de violencia

Directivos y equipos de conducción de todas las escuelas secundarias de San Pedro emitieron un comunicado solidarizándose con el profesor Alan Ocampo. 

En la nota, expresan su desacuerdo con la violencia generada “tanto a nivel de los adolescentes como de los adultos”. 
Este es el texto completo: 


“En relación a la agresión sufrida por nuestro compañero el Director de la EES N° 8, los Directores de las Escuelas Secundarias de San Pedro nos solidarizamos con él y lamentamos profundamente lo ocurrido, estamos en total desacuerdo con la violencia generada tanto a nivel de los adolescentes como a nivel de los adultos;  a la vez que nos sentimos obligados a sentar nuestra posición ante hechos que nos interpelan y nos comprometen a actuar en cada una de la Instituciones a nuestro cargo.

 Abordar el tema de la convivencia en las escuelas  significa atravesar diferentes concepciones y discursos vigentes y, fundamentalmente, estar dispuestos a debatir y reflexionar acerca de la vivencia cotidiana  de los actores en la escuela.

Estamos en el Tercer Milenio, y la humanidad lejos de haber logrado el equilibrio ansiado, está afectada por severas crisis que se agravan día a día.

Nuestro país, no está ajeno a estos avatares, prueba de ello es la creciente violencia que a diario acontece en todos los sectores de la sociedad en su conjunto y en nuestras escuelas, como organización social que son. Así, los servicios educativos  son la caja de resonancia de esta situación y resisten la influencia de estos factores externos, que afectan su quehacer primordial, incidiendo en las interrelaciones de los actores institucionales. Nos referiremos a hechos que forman parte de la cotidianidad  escolar y que son consecuencia de la violencia y anomia social.

Las situaciones de violencia que se producen por fuera, ingresan a las escuelas sin pedir permiso, conviviendo con aquellas situaciones de conflicto que se generan y son parte de la propia vida escolar. Tanto la violencia  que no fabrica la escuela como  la generada dentro de la escuela, debe ser atendida  debidamente para prevenir que ocurra, ya que  la violencia implica una herida desde el punto de vista social que es necesario reparar.

Es común en la sociedad en general y en los medios de comunicación en particular,  que las situaciones de violencia preocupen y alarmen más cuando suceden en las escuelas que cuando ocurren en otros escenarios, ya que la escuela es percibida como un espacio de encuentro, contención y cuidado de los niños, adolescentes y jóvenes.

Espacio éste, que no está exento de conflictos, por lo que nuestra responsabilidad está centrada en  enseñar y aprender a resolverlos  de modo pacífico. El conflicto es inevitable, ya que es inherente a la condición humana; de lo que se trata es de actuar para que éste no derive en situaciones que tengamos que lamentar.

La escuela debe ser el lugar de la palabra y de la relación dialógica; cuando ésta se pierde se genera violencia. Debemos comprender el fenómeno y reconstruir y reconstituir la palabra. Una escuela en la que todos los actores toman la palabra tiene mejores condiciones para no producir situaciones de violencia física, material y simbólica. Y cuando decimos todos los actores nos referimos a docentes, alumnos y padres; porque no es posible contribuir a la formación si Escuela y Familia están disociadas.

Los directores de escuelas secundarias estamos plenamente convencidos de que los desencuentros entre Escuela y Familia contribuyen a que la violencia se agrave, se naturalice, se transforme en un modo nocivo de comunicación que a ninguno, y en especial a los alumnos-hijos, favorece. Es por esto que es necesario que la escuela y la familia estén y actúen juntos en pos del bien de lo más preciado para ambos: los niños, adolescentes y jóvenes.

Si los adultos, todos, no asumimos la responsabilidad de mostrar un mundo mejor a nuestros jóvenes, sólo nos quedará lamentar lo que ocurra.

               

Firmado: Equipos de Conducción de EES 1, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11,12,13,14, 15,16,17,18, EEM 2, EESA 1, EET 1.”
 

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo!! Rechazo la violencia.

Anónimo dijo...

Si trabajaran como corresponde y no se quejaran tanto eso no ocurriría

Anónimo dijo...

Si si todo bien todos se solidarizan con el docente pero deberian haber sabido lo que pasaba con los alumnos y se ve que no hicieron nada al respecto, en el colegio todo se sabe, no pueden decir que lo ignoraban, ahora espero que tambien tomen medidas para con los alumnos que incitaban la pelea y la agresora tambien, por que nadie te puede obligar a pelear si vos no queres

Anónimo dijo...

Nadie habla de las lesiones que tiene el Director por la agresión del padre. Vergüenza!!

Anónimo dijo...

EN CUANTOS LUGARES TE EXPULSAN SI NO TE COMPORTAS COMO CORRESPONDE. LOS PORFESORES SE LAVAN LAS MANOS, NI SE LES CRUZA POR LA CABEZA QUE PODRIAN SER SUS HIJOS

Anónimo dijo...

Hace rato que esa secundaria tiene este tipo de problemas .en plena clase este año dos alumnas de trenzaron de los pelos...suspensiones pero el tema no se trata como se debe...muy bonitas palabras en el comunicado pero quién le pone el cascabel al gato??? Un tipo que falsificó firmas en otra escuela se acuerdan?

Anónimo dijo...

Cómo se nota que nunca estuvo en una escuela, opinaría distinto. Los adolescentes buscan peleas y el resto acompaña. Tendrían que trabajarlo los padres en la casa

Anónimo dijo...

Cuanto circo. Que verguenza

Anónimo dijo...

La escuela siempre tiene la culpa... qué pasaría si la escuela, donde según un comentario dice "todo se sabe", saliera a contar "TODO" lo que se sabe de cada familia de los alumnos... porque los chicos muchísimas veces cuentan en la escuela lo que pasa en el hogar y muchísimas veces la escuela se ve obligada a intervenir en situaciones familiares en las que no debería verse involucrada, pero lo hace por los alumnos para que no se vean vulnerados sus derechos.
Los adolescentes tienen y mantienen sus propios códigos y no siempre los adultos se enteran de lo que sucede o está por suceder entre los grupos... en el caso de esta situación las dos niñas y varios de sus compañeros sabían que se iban a pelear, la pelea estaba preparada y ninguno lo avisó; las dos niñas son culpables, no hay una buena y la otra mala, las dos actuaron de manera incorrecta... y ni hablar de la actitud del padre! Dejemonos de embromar, que si unos que si otros, si los padres son violentos, los hijos salen violentos!

Anónimo dijo...

12:54 Y si los docentes miran para otro lado también contribuyen a la violencia.

Anónimo dijo...

Este señor si se puede llamar así que le pego al profesor es empleado municipal él mismo que le tiro una olla hirviendo marcelo marelli en horario de trabajo lo tienen en la municipalidad delante de la gente que va a pagar ñps impuestos es impresentable este señor por favor intendente tome carta en él asunto y mandelo al corralón p al cementerio no puede trabajar este señor en él palacio minocipal

Anónimo dijo...

Situaciones de violencia lamentablemente ocurren en todos los ámbitos!! Padres violentos,hijos violentos! Y esa agresividad que ven en la casa la trasladan a todos lados, en este caso a las escuelas y los docentes tienen que lidiar con esto todos los días! Donde se vio que un padre mate a trompadas a un director? Como si fuera poco adelante de mil alumnos, incluyendo su propia hija!? Una vergüenza!!!!

Anónimo dijo...

La violencia la encontras en cada esquina, nadie quiere frenar, las motos hacen lo que quieren, a la noche el semaforo frente al bar Butti nadie frena, si ven personas que quieren cruzar la calle nadie frena para darles paso, muchos circulan a alta velocidad por cualquier calle, las motos cruzan Mitre como si estuvieran en medio del campo.....señores esto tambien es violencia