29.10.16

VIDEO: Comenzaron los peritajes sobre la muerte del aviador sampedrino

Peritos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria de Córdoba iniciaron hoy los peritajes en relación al accidente que le costó la vida al bombero aéreo Alejandro Kropilnick. 
La caída fue ubicada sobre las laderas de una serranía perteneciente a finca Las Cañas, paraje Los Sauces, ubicada sobre el kilómetro 1636 de la ruta 9, a unos 10 kilómetros del dique Campo Alegre. 

Fuentes de la zona relataron ayer al diario “El Tribuno” de Salta que la avioneta hidrante, una Aircraft Dromader fabricada para estos trabajos de alto riesgo, perteneciente a la empresa Agropecuaria Litoral y arrendada al Plan Federal de Manejo del Fuego. 

Su base operativa estaba en la provincia de Jujuy, desde donde llegó hasta el corazón del foco ígneo y derramó su carga líquida sobre las llamas. 
Según los rescatistas, intentó salir del área cuando de pronto perdió altura y se precipitó contra una de las laderas de los cerros enfrentados con el incendio. 
Las primeras noticias se conocieron a las 18.25 cuando radialmente se solicitó ayuda a la policía local, que desplegó un gran operativo de rescate que incluyó personal policial, de bomberos y ambulancias del Samec. 
Cerca de las 20 una dotación de rescatistas policías, bomberos y paramédicos llegaron hasta el lugar del siniestro hallando la avioneta destrozada pero no consumida por el fuego y su piloto sin vida. Inmediatamente comunicaron la novedad a la base operativa del rescate que se había localizado en la parte baja de la finca cercana a un aserradero. 
El piloto de la avioneta hidrante fue identificado como Alejandro Kropilnick, radicado hace muchos años en San Pedro, en donde formó su familia, pero a quien los medios de la región señalan con residencia en la capital jujeña. 
Al lugar del siniestro llegaron peritos del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) relevando el lugar para determinar la causa de la caída de la aeronave. La Justicia Federal tomó cartas en el asunto al tratarse de un plan nacional y ordenó el acordonamiento de la zona de impacto para la realización de las pericias de rigor. También el juzgado actuante ordenó que el cuerpo del malogrado piloto no sea removido del lugar de la tragedia hasta la llegada de la luz del día y de los peritos. 
Para localizar la nave siniestrada partió ayer, apenas conocida la tragedia aérea, el helicóptero de la Dirección de Aviación Civil de la Provincia. La División Bomberos de la Provincia trabajó junto a Defensa Civil y al organismo federal que se hallaba trabajando para controlar el fuego que se había originado en una plantación de pinos allí existente. Cerca de las 21 se dio por finalizados los trabajos tanto de rescate como de extinción del foco ígneo y se acordonó el lugar a la espera de la luz del día y de la llegada de los investigadores. 
El rostro con lágrimas de los bomberos y rescatistas fue la postal de la noche. La tragedia ocurrió en el mismo día en que dos años atrás cuatro rescatistas pertenecientes a Defensa Civil perdieran la vida en iguales circunstancias, es decir, un incendio forestal de magnitud. 
En una improvisada conferencia de prensa, en un camino de finca, ya que la Policía impidió el ingreso de algunos medios de prensa a lugares cercanos a la tragedia, Ernesto Flores, subsecretario de Defensa Civil de la Provincia, dijo que estaba sobrepasado por la tragedia, que se produjo el mismo día en que cuatro brigadistas salteños perdieran la vida en las serranías de Guachipas, en el 2014, y que todas estas vidas muestran a las claras los riesgos extremos del trabajo de los bomberos y rescatistas. 
Aseguró que solo hubo una víctima y que el avión era una nave fabricada especialmente para estas tareas. 
En el mismo orden, el titular regional de Sistema del Manejo del Fuego, Daniel Barroso, dijo que se trató de un accidente cuyas causas serán esclarecidas por los técnicos aeronáuticos: "La nave partió en perfecto estado desde el Aeroclub salteño y se precipitó luego de arrojar su carga sobre las llamas. No se puede aventurar nada, fue una tragedia", reflexionó. La avioneta siniestrada es una de las 54 naves adquiridas por la anterior administración nacional para el Plan Federal de Manejo del Fuego. 
Hoy llegará a Salta una comisión de peritos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria de Córdoba, que será la encargada de realizar el peritaje en el lugar del siniestro aéreo, en La Caldera. Además del estudio para determinar las causas de la caída de la aeronave, también se retirará el cuerpo del piloto Alejandro Kropilnick. 
El juez federal Leonardo Bavio, a cargo de la causa por la tragedia en medio del incendio forestal, dispuso ayer que el lugar donde cayó la avioneta quedara custodiado y cerrado el acceso para preservar el sitio y los restos que puedan dar información sobre lo sucedido en medio de los cerros.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mimas sentido pesame a su familia y amigos. QEPD

Osvaldo y Vilma dijo...

Queremos acompañar a su familia y amigos en este momento, tristeza por la pérdida irreparable.