26.8.16

El “gigoló sampedrino”, también quedó preso en la provincia de Jujuy

Foto "El Tribuno"
Una comisión de la Brigada de Investigaciones de la provincia de Jujuy viajó esta semana a La Rioja para detener y trasladar al sampedrino que perpetró estafas contra mujeres en varias provincias argentinas
El “gigoló” sampedrino está acusado por la Justicia de San Pedro (Jujuy) en una causa caratulada como “hurto y estafa”. 

Fue denunciado por engañar a una joven de esa ciudad a la que le robó dinero, una notebook y un teléfono celular. Los diarios jujeños lo identificaron como “Manuel Martín O.” de 36 años, a raíz de que usó el seudónimo de Manuel González para perpetrar sus estafas, pero su verdadera identidad es Martín Raúl Ojeda. Tras ser indagado en La Rioja por causas en esa provincia, fue trasladado a Jujuy. 
“De acuerdo a lo informado por fuentes cercanas a la investigación, el sujeto tendrá luego que enfrentar a la justicia cordobesa por otras denuncias. Por ahora estará tras las rejas, hasta tanto se investigue el paradero del dinero que le robó a la novia en San Pedro de Jujuy” informó el diario “El Tribuno”. 
El sampedrino fue denunciado como el autor de hurto y estafa perpetrada a su novia, quien el pasado mes de julio, mientras eran pareja, le prestó la camioneta de propiedad de su madre para que la fuera a entregar a una concesionaria de autos ubicada en San Salvador de Jujuy, con la suma de 120 mil pesos y 3.000 dólares para la compra de otro vehículo. 
 Al ver que las horas pasaban y el novio no aparecía, la joven, identificada como Noel R. (28), comenzó a llamarlo pero el celular daba apagado. 
Con gran angustia la joven acudió a su hermano y juntos se dirigieron a la capital jujeña para corroborar si el dinero fue entregado a la concesionaria, y grande e ingrata fue su sorpresa cuando le informaron que en ningún momento el sujeto se hizo presente en el local comercial. 
Hasta ese momento, también se presumía que el sujeto se habría robado la camioneta de propiedad de la madre de la joven, pero curiosamente el rodado apareció estacionado en calle Alsina, en plaza General Belgrano, frente al casino. En esa oportunidad la camioneta tenía las llaves puestas y en el interior había una cartera. 
El ayudante fiscal Luis De Aparici, en presencia de testigos, procedió junto a efectivos de la Brigada y de Criminalística, a abrir el rodado, percatándose de que la cartera estaba vacía. 
En tanto la causa que está a cargo de la Brigada de Investigaciones fue caratulada como "hurto y estafa" y la Fiscalía ordenó que se profundice la investigación para dar con el paradero del estafador. Con el paso del tiempo, trascendió que había perpetrado estafas similares en Buenos Aires, La Pampa y Córdoba.