14.7.16

Pastor tras el ataque con gas pimienta : “No podían respirar, se ahogaban”

El pastor Miguel Angel Iglesias habló a través de La Radio 92.3 sobre el ataque con gas pimienta, anoche, en el templo evangélico “Cristo Rey”. 
Iglesias explicó que en el momento en que estaban en el culto, ubicado en Rómulo Naon 1545, advirtió una sucesión de momentos extraños. 

“Estábamos en el culto y cuando voy a subir a la plataforma, para el tiempo de prédica, veo salir a una persona que es nueva, es la primera vez que va a la iglesia. Y me extrañó que saliera justo cuando subo, después de estar los 45 minutos del tiempo de alabanza, cuando se canta” explicó. 
“Como estaba en ese momento orando, con los ojos cerrados, ví que se iba pero no lo seguí. A los dos o tres minutos veo salir a unas cuatro o cinco personas que estaban en el sector en donde él se había sentado, en el tercer asiento. Pregunté qué pasaba y no me decían. Vi que se agarraban la cara y salieron hacia la vereda” agregó el pastor. 
“Mi esposa pregunta y era que no podían respirar, se ahogaban, algunos empezaron con tos. Alguien se dio cuenta de que habían echado gas pimienta y que la única persona que había salido era esta persona”. Iglesias confirmó que “había muchos niños y hasta bebés, que gracias a Dios no fueron afectados”. 
El incidente tendría como origen un problema personal entre el agresor y uno de los fieles. “Esta misma persona anteriormente había hecho algunas cositas no muy agradables hacia alguien que va a la iglesia, antes de que fuera un fiel. Un problema de polleras” sintetizó el religioso. 
“El atacante estaba justo detrás de él y del padre. En el tiempo de alabanzas, este muchacho le hablaba y el otro no escuchaba. Algunos pudieron ver que, aparentemente, llevaba un arma blanca en la cintura” agregó 
Los episodios se repitieron en los últimos tiempos: “Hace dos semanas le rompió la luneta del auto, antes lo había ido a buscar al trabajo, le dejó un papel con una amenaza. Pero en el medio se había disculpado e incluso tenía una relación de saludos con la otra persona”. 
Finalmente, un dato preocupante marca el nivel de alteración del responsable del hecho: “Yo me enteré después, pero filmó a la gente adentro de la iglesia, antes que sucediera esto, con el teléfono celular”.

4 comentarios:

Sampedrino Bien Campero dijo...

Con aquella parentela,
para mí desconocida,
me acomodé ya en seguida;
y eran muy buenas señoras,
pero las más rezadoras
que he visto en toda mi vida.

Con el toque de oración
ya principiaba el rosario;
noche a noche un calendario
tenían ellas que decir,
y a rezar solían venir
muchas de aquel vecindario.

Martín Fierro

Anónimo dijo...

Debe ser un K resentido😂😂😂😂😂😂😂

Anónimo dijo...

O capas q un macrista arrepentido enojado x los aumentos! 😂😂😂😂

Anónimo dijo...

Que carajo tendrá que ver la política....esto en realidad es preocupante si lo analizas...porque así se desatan lamentables tragedias