12.3.16

Repercusiones por las médicas sampedrinas que salvaron la vida de una beba a la distancia

La historia de la beba Federica y su familia,  y de las pediatras sampedrinas Liliana Doldán y Francisca Urrutia llegó a los medios nacionales, luego de que se hiciera pública la intervención para salvarle la vida a la pequeña a distancia, a través de whastapp, llamados telefónicos y contactos vía e mail.
La beba de un año y diez meses sufría de Síndrome Urémico Hemolítico, pero estaba en Punta Cana con su familia, donde no pudieron diagnosticarle la enfermedad.

La familia oriunda de Comodoro Rivadavia, partió en febrero de vacaciones a la ciudad domenicana. Desde el avión, Federica comenzó a presentar un cuadro de diarrea que derivó, a la llegada al hotel, en una asistencia en ese lugar, luego en un centro asistencial y después en otros sanatorios.
El cuadro de la pequeña empeoraba, los diagnósticos que le daban a la familia no la convencía, hasta que la mamá de la beba, Tamara Rial, se contactó con las pediatras sampedrinas,  a través de su hermano que reside acá.
A través del WhastApp primero, y luego de llamados, e intercambios de mails con otros médicos de allá, Urrutia y Doldán lograron determinar el diagnóstico y darles indicaciones sobre cómo actuar.
Es una enfermedad grave causada por una bacteria productora de una toxina, que suele estar presente en los alimentos y en el agua. En la Argentina se presentan entre unos 400 y 500 casos por año y tres de cada 1.000 mueren por esta causa. La enfermedad no existe en los países de Centroamérica y el Caribe, razón por la cual en los centros sanitarios dominicanos no estaban preparados para atender a Federica.
La niña fue trasladada a Santo Domingo donde fue atendida mejor y finalmente trasladada a Argentina e internada en el Hospital Italiano donde se constató la patología y fue dada de alta a los tres días.

La actuación de Liliana y Francisca fue crucial para salvar la vida de la pequeña; tan es así que una vez recuperada, la familia llegó a San Pedro para agradecer a las médicas. Abrazos, llantos y emoción completaron la historia. Un orgullo sampedrino.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Estos sí que es importante; hechos como este deben ser difundidos. Aquí se se está hablando de la calidad profesional de estas dos médicas y la importancia de los medios de comunicación bien utilizados. Más que los medios bien utilizados, la actitud de la madre de la beba en establecer esa comunicación a la distancia, cuyo resultado está a la vista.

Anónimo dijo...

Simplemente profesionales. Conocen de lo suyo y lo aplican pese a la distancia. Cuántos políticos tendrían que aprender y no dar tantas vueltas y hacer tantas promesas que son verdaderas utopías.

Anónimo dijo...

Politicos corruptos y medicos sindicalistas y comerciantes que en San Pedro esta lleno, deben tomar el ejemplo de estas 2 medicas y la madre de la beba.Felicitaciones a esta buena gente!!!

yovana dijo...

Felicitaciones!!!!!!!

Anónimo dijo...

EL MIRADOR
Es un orgullo tener profesionales tan capacitadas y sensibles. Felicitaciones !!!!

Anónimo dijo...

Por favor, Señor Intendente. Que su equipo tome nota de esta información tan, pero tan vital. Su gente quizá pueda lograr ciertas mejoras en nuestra ciudad. Es simplemente cuestión de actitud, porque, en cuanto a las aptitudes, se descuenta que la gente que integra su equipo las tiene, y sino, ellas pueden ser aprendidas. Vamos que se puede!! Es cuestión de caminar las calles de los barrios, ver las necesidades, y después actuar; pero primero..ya me olvidaba: Dígale a la gente que hicieron con nuestro dinero las tres anteriores gestiones. Es nuestro derecho estar informado; máxime cuando se ha cometido delito.

Anónimo dijo...

felicitaciones Sanpedrinas !!!!

Anónimo dijo...

Felicitaciones a estas profesionales; también a la madre de la criatura que tuvo esa iniciativa. ¡Cómo estaríamos si nuestros políticos actuaran de forma semejante! Tendríamos un país absolutamente distinto, ideal. Pero no,solamente hemos escuchados promesas y más promesas. Ahora comenzaron con acto circense de la pavimentación de la ruta. Hagan y después hablen.