25.1.16

Choque entre una moto y un auto

Aproximadamente a las 16.20 de este domingo, una moto y un auto chocaron en la intersección de Rivadavia y 3 de Febrero. 
Una moto Honda XR 125 que circulaba por la avenida, impactó con un Volkswagen Gol que venía por Rivadavia. 

Como consecuencia del choque, un joven menor de edad fue trasladado al Hospital. Sin embargo, fue dado de alta en pocas horas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

De a poco los kamikazes se van extinguiendo...

Anónimo dijo...

Es insostenible la situación por la que atraviesa nuestra ciudad en materia de inseguridad provocada por el tránsito, y en particular por las MOTOS; se pensó, y ahora se ve claramente que fue una utopía, que con el famoso cambio en verdad íbamos a ver un giro en este tema, pero NADA; absolutamente nada. Todo sigue igual o peor. Las motos en San Pedro están trayendo un verdadero dolor de cabeza. Los vecinos estamos cansados de ver estos vehículos circulando por las veredas, haciendo maniobras sinuosas, esquivando autos a toda velocidad, cruzando semáforos en rojo, etcétera.

Anónimo dijo...

Motos y más motos. Motos conducidas por chico de once o doce años; motos a toda velocidad; motos en las veredas: motos que cruzan los semáforos en rojo; motos ocupadas por tres o cuatro personas; motos estacionadas en lugares no permitidas; motos sin patentes, sin verificación técnica, sin seguro, sin documentación; motos conducidas por personas sin licencia para hacerlo.¿Y las autoridades que hacen? Nada, absolutamente nada.

Anónimo dijo...

11;15 PORQUE NO TE PREGUNTAS QUE HACEN LOS PADRES!!! DE TODO LE VAN A HECHAR LA CULPA A LAS AUTORIDADES?? LOS PADRES SON LOS PRIMEROS RESPONSABLES!!!!

Anónimo dijo...

Todos sabemos lo que en estos tiempos está ocurriendo en los hogares - no en todos por supuesto-; los padres se desentienden absolutamente de los hijos; no tienen autoridad. Por eso, a mi entender, hoy más que nunca, el ciudadano honesto necesita una respuesta de las autoridades. Se deben corregir estas conductas y disciplinar si cabe la palabra, para lograr un grado de convivencia que nos permita a todos cierta tranquilidad, y no estar en forma permanente sobresaltados por el accionar de esta gente.